Asunción, EFE. Los empresarios concesionarios del transporte público de Gran Asunción, que incluye a la capital paraguaya y las ciudades del área metropolitana circundante, anunciaron un nuevo paro a partir del 8 de mayo en protesta por el impago de los subsidios que les adeuda el gobierno.

El Centro de Empresarios del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam) convocó a un mes de huelga tras el fracaso de las negociaciones con el viceministro de Transporte, Luis María Pereira, con la mediación de la cartera Trabajo, informó la agencia estatal IP.

Las partes no se pusieron de acuerdo sobre el monto del subsidio que el Ejecutivo adeuda a la Cetrapam.

El presidente de la Cetrapam, César Ruiz Díaz, aseguró que el Ejecutivo debe al gremio de transportistas 18.000 millones de guaraníes (unos US$4,3 millones al cambio de hoy), cifra que Pereira redujo a 4.000 millones de guaraníes (algo menos de US$1 millón).

El viceministro de Transporte aseguró que el Ejecutivo sigue abierto al diálogo con los empresarios.

Al tiempo, avanzó que el gobierno está preparando un plan de contingencia para hacer frente al paro utilizando vehículos del Ejército y la Policía.

Según la Cetrapam, que dice representar al 90% de las empresas concesionarias, la huelga afectaría al menos a 43 líneas de transporte público de la capital y las ciudades del cinturón metropolitano, que usan aproximadamente un millón de personas cada día.

A mediados de marzo pasado, el gobierno consiguió evitar un paro del servicio de transporte aprobando una bajada del precio del gasoil y el pago inmediato de subsidios atrasados, a cambio de que los empresarios retiraran del servicio los vehículos en peor estado.