Asunción. Uno de los hombres más buscados por las fuerzas de seguridad de Paraguay por liderar una banda armada de izquierda responsable de secuestros y asesinatos, fue abatido este miércoles tras un enfrentamiento con la policía en el noroeste del país, informó el ministerio del Interior.

El hecho representa un alivio para el gobierno del presidente Fernando Lugo en su afán de capturar a los cabecillas del Ejército Paraguayo del Pueblo (EPP), un pequeño grupo entrenado por la guerrilla colombiana FARC que aspira a convertirse en un movimiento armado similar al del país cafetero.

El ministro del Interior, Rafael Filizzola, explicó en una rueda de prensa que Severiano Martínez fue ubicado por la policía en la zona de Agua Dulce en el Chaco paraguayo, una región inhóspita y aislada limítrofe con Bolivia.

"Nos informaron que fue ubicado, alteado y respondió disparando hacia el personal. Ahí se produjo un intercambio", dijo Filizzola al explicar el operativo que se inició en la madrugada del martes y culminó con la muerte del hombre, para el cual había cinco órdenes de captura.

Martínez era acusado por el secuestro de María Edith de Debernardi, la esposa de un acaudalado empresario que fue liberada luego de meses de cautiverio tras el pago de un rescate y del rapto y asesinato de la hija del ex presidente Raúl Cubas en 2004.

El gobierno del socialista Lugo enfrenta una fuerte presión para dar con los líderes del EPP, que también son acusados de atacar puestos policiales y militares, y de colocar un artefacto explosivo en la sede del Poder Judicial.

Tras la muerte de un policía y tres trabajadores rurales presuntamente a manos de la banda meses atrás, Lugo declaró un estado de excepción en cinco departamentos del norte que dio vía libre a los militares para actuar, pero la medida concluyó sin la captura del grupo.