Los dos ministros liberales se cuidaron este lunes en Palacio de López, sede del gobierno, de no descalificar la propuesta de sus aliados de izquierda, que consiste en buscar la reelección del presidente Fernando Lugo. Pero culparon a la falta de tiempo y de un consenso político amplio durante una conversación con periodistas acreditados en diferentes momentos, tras la reunión del Consejo de Ministros.

El ministro Alegre, aspirante liberal para el 2013, contestó que “hablar de reelección significa reforma constitucional. Para hablar de reforma constitucional, necesariamente debemos entender que requiere una mayoría calificada del Congreso, 2/3 en Diputados y 2/3 en el Senado”, recordó.

Manifestó también que cualquier proceso de reforma constitucional requiere un consenso y gran acuerdo político de todos los partidos. “Si eso no existe, todo lo que se diga al respecto tiene poca... (relevancia)”, añadió.

Muy complicado. Por su parte, el ministro Blasco expresó en principio que las personas o grupos que simpatizan con la idea de la reelección tienen el derecho de expresarse. Pero advirtió que “es muy complicado porque requiere de una mayoría muy importante dentro del Congreso nacional, que no se da en este momento”.

“Creo que a esta altura del desarrollo del proceso ya es complicado poner una reforma constitucional. Así es que están en su derecho de expresar y manifestar esas intenciones (Frente Guasu y P-MAS)”.

Blasco aseguró ayer a la mañana en el Palacio de López que la propuesta de la reelección (realizada el miércoles pasado en colonia San Alfredo, Concepción, en un acto oficial donde estuvo Lugo) “no va a entorpecer el desarrollo de la convención ni va siquiera a afectar el ánimo de los convencionales”.

Liderar la chapa. Alegre y Blasco coincidieron también en manifestar que el PLRA debe encabezar la chapa presidencial para el periodo 2013-2018. “Creemos que estamos en condiciones también de postular la nominación a la presidencia de la República, a hacer un buen papel, un digno papel dentro de unas elecciones generales, y, por supuesto, ganar las elecciones en alianza. Eso es fundamental recalcar y, por supuesto, profundizar el proceso iniciado el 20 de abril (de 2008)”, agregó.

Alegre coincidió también con su colega Blasco en que el PLRA debe encabezar la chapa presidencial y que las internas abiertas serían uno de los mecanismos para elegir al candidato de la Alianza Patriótica para el Cambio.