Asunción, EFE. El Frente Guasú (FG) que lidera el ex presidente paraguayo Fernando Lugo negó este miércoles estar "negociando su condición de fuerza opositora" en el futuro Legislativo, tras el diálogo abierto con el Partido Colorado, vencedor de los comicios de abril.

En una declaración cuando se cumplen once meses del juicio político parlamentario por el que Lugo fue destituido, el FG repudió a los "golpistas" que lo organizaron y condenaron al país "al ostracismo y al aislamiento de la comunidad internacional".

Al mismo tiempo, constató que el peso político adquirido por el Frente tras las elecciones conlleva una labor parlamentaria "que requiere de acuerdos al menos básicos con otras bancadas" del Legislativo para "lograr la aprobación de leyes y proyectos necesarios".

"No por esto el Frente Guasú estará negociando su condición de fuerza opositora al conservadurismo corrupto y mezquino, ni priorizará los acuerdos de cúpula. Nuestro compromiso seguirá siendo con el pueblo, siempre", aseveró.

Lugo inició conversaciones la semana pasada con el presidente electo, el colorado Horacio Cartes, al que había acusado de promover el juicio político en su contra.

El Partido Colorado consiguió en los comicios de abril la mayoría absoluta en la Cámara baja y 19 de los 45 puestos del Senado, donde el FG tiene cinco senadores, encabezados por Lugo.

El nuevo periodo legislativo comienza el primero de julio próximo, mientras que Cartes tomará posesión el 15 de agosto.

En su declaración de este miércoles, presentada en una rueda de prensa con Lugo y otros líderes del Frente, éste aseguró que su postura "con relación a las cúpulas de los partidos conservadores fue, es y se mantendrá firme: los que tuvieron participación en la gestación y consolidación del golpe de Estado del pasado 22 de junio son golpistas porque consumaron un grosero golpe a la democracia".

Pero, "durante el ejercicio parlamentario, buscaremos todos los acuerdos que sean pertinentes para fortalecer la organización y la participación protagónica del pueblo, en consulta permanente con todas las bases sociales y políticas del campo popular", aseguró.

El FG abundó que peleará desde el Legislativo por "el trabajo digno con seguridad social, por la salud y la educación gratuitas y de calidad", así como por la reforma agraria, la soberanía alimentaria y la defensa de los recursos naturales de Paraguay.

Los presentes en la rueda de prensa expresaron su solidaridad con los 14 campesinos detenidos por la matanza de Curuguaty (nordeste), del 15 de junio pasado, detonante de la destitución de Lugo, a los que consideraron "presos políticos".

Once campesinos y seis policías fallecieron ese día en un enfrentamiento armado durante un desalojo de "sin tierras" de una hacienda cuya propiedad se disputaban un empresario colorado y el Estado.

El Frente lamentó que "las instituciones golpistas (...) no estuvieron ni están interesadas en abrir una investigación seria" sobre "los actores que promovieron dicha masacre y sobre el corredor de mafia que funciona en esa zona de frontera seca".