Senadores paraguayos se pronunciaron a favor de un juicio político y sanciones penales para el presidente Federico Franco, por las irregularidades en su declaración de bienes y el aumento del 700% de su fortuna personal en apenas cuatro años.

El pronunciamiento de los legisladores, que no fue presentado aún ante el Parlamento, va en línea con los nuevos reclamos por esto mismo aparecidos en la prensa y las redes sociales, y a la admisión por parte de un fiscal de una eventual acusación si de la investigación que se hará surgen suficientes elementos de culpabilidad.

La declaración de Franco ante la Contraloría, en agosto pasado, sumergió en una verdadera tormenta política al hombre que asumió la presidencia en junio, tras el golpe institucional que derivó en la salida del Ejecutivo de Fernando Lugo.

El senador del Partido País Solidario, Carlos Fillizola, consideró que el descubrimiento hecho con la publicación sobre el incremento del patrimonio personal de Franco, "unido a las anteriores acusaciones de nepotismo existentes contra él, ameritan se le someta a un juicio político".

Por su parte, el senador Hugo Estigarribia, del Partido Colorado, evaluó que la Fiscalía debe investigar a Franco, porque sus justificaciones sobre el tema "no lo eximen de la correspondiente responsabilidad penal por lo ocurrido y se le puede acusar de declaración falsa".

Paralelamente, el Fiscal Anticorrupción Carlos Arregui declaró que, a pesar del intento de Franco de "arreglar" su declaración de bienes, la Contraloría puede determinar que eso no es compatible con los hechos, y entonces el Ministerio Público abrirá una investigación penal.

El diario Ultima Hora, el primero en publicar la denuncia, dedicó hoy el título principal de su portada a señalar que las explicaciones de Franco "no convencen".

Pese a los esfuerzos gubernamentales por soslayar la repercusión del hecho, éste devino principal tema en la actualidad política y sigue afectando sensiblemente la credibilidad pública del mandatario.

Este lunes, en conferencia de prensa, Franco atribuyó ese incremento en su declaración en 4 años a un error en el valor de su vivienda y al olvido en incluir una de sus cuentas bancarias.

El escribano mayor del gobierno, Justo Denis, deslindó responsabilidades al afirmar que su única función fue certificar la firma de Franco en la declaración presentada a la Contraloría.

En su conferencia de ayer, Franco insistió en que tiene una sola casa, que recibió de una cesión de parte de su esposa, hizo sumas de su salario y el de su esposa legisladora, y repitió que cometió un error con la propiedad de San Lorenzo, en las cercanías de Asunción.

Sobre el departamento en Santa Catarina, Brasil, explicó que fue una herencia familiar.

"Después de esta aclaración, espero haber satisfacido (sic), en primer lugar a los medios y fundamentalmente a los ciudadanos", respondió, visiblemente nervioso. Y fue aún más allá, al señalar: "Me precio de tener un buen español. Es la cuadragésima quinta octava, sexagésima vez que digo que fue un error y asumo el error. Doy la cara".

Los cuestionamientos llegaron hasta de su mismo partido, el Liberal Radical Auténtico (PLRA), a través del ex ministro y ahora presidenciable Efraín Alegre, quien manifestó que el mandatario "debe aclarar muy bien el origen de su patrimonio, de manera a evitar las polémicas".