Durante una conferencia de prensa realizada este lunes, el presidente de Paraguay, Federico Franco, argumentó que el incremento en su patrimonio se debió a un error en la valuación de su residencia de Fernando de la Mora, que fue inscrita en la declaración jurada de bienes con un valor muy por encima del real.

Franco anunció que ya pidió la rectificación a la Contraloría, con el fin de que el órgano contralor se encargue de la valuación real de la residencia, que, según el mandatario, es mucho menor a lo que figura en la declaración jurada.

“Si Contraloría dice que él, por más que rectificó y quiso arreglar, pero no es compatible con lo que había hecho, entonces el Ministerio Público abre una investigación”, aseguró el fiscal Arregui.

Acotó: “Si Contraloría nos dice que Federico Franco, a raíz de todo esto (las publicaciones) remitió una corrección que no se condice con lo que él había declarado, ahí nos remiten la declaración e investigamos”.

Si bien el artículo 243 del Código Penal castiga a los que presentan una declaración jurada de bienes falsa, Arregui indicó que primero se debe demostrar el dolo (intención).

“Hay que demostrar que fue dolosamente; si fue un error nomás, no contempla el tipo penal esa posibilidad; ahora, si podemos demostrar que en realidad él hizo premeditadamente con el fin de engañar al contralor, entonces sí (se debe indagar)”.

Aclaró que el Ministerio Público no puede investigar si no existen indicios, por más que el mismo Federico Franco lo pida. Insistió en que todo depende de que la Contraloría remita un informe sobre la inconsistencia en la declaración, para abrir una investigación.

“La Contraloría es la que siempre nos envía cuando hay inconsistencia, ellos son los que tienen las declaraciones juradas”, refirió.