Asunción, Andina. Paraguay tiene todo listo para el referendo del próximo 9 de octubre, que propone la modificación de la Constitución para garantizar el voto de los connacionales residentes en el extranjero, aseguró este domingo una fuente oficial.

El presidente del Tribunal Superior Electoral (TSJE), Alberto Ramírez, así lo aseguró en la teleconferencia "Diálogos Paraguay", que enlaza a Asunción con las ciudades de Buenos Aires, San Pablo, Nueva York y Madrid.

"Tenemos todo preparado para el próximo domingo", afirmó Ramírez, según recoge un despacho de Prensa Latina.

Estas elecciones serán "el primer ejercicio democrático que se hace a la luz de la Constitución de 1992", añadió.

La logística, la integración de las mesas y el transporte, están listos, certificó.

El funcionario destacó la colaboración recibida por parte de todas las estructuras del Estado.

De aprobarse el sufragio, al día siguiente comenzará la inscripción por España, Argentina y Estados Unidos, para lo cual, dijo, le solicitarán al presidente del país, Fernando Lugo, un decreto que permita ese proceso.

Esperamos que la participación sea buena, expresó Zambonini, quien explicó que similar solicitud se le hará al Congreso, a fin de aprobar la inscripción en el Registro Cívico Permanente de los residentes en el exterior con el pasaporte.

Pedirán, además, que se permita la inscripción en los meses de enero y febrero del próximo año, apuntó el presidente del TSJE.

"Estamos a punto de inaugurar una nueva historia y dar un gran salto político en el país", expresó desde Buenos Aires, por su parte, el diputado Víctor Ríos, proyectista de la iniciativa.

En su opinión, este proceso "marca una ruptura y salto cualitativo en la historia de Paraguay",

Reconoció que sólo es comparable con el logro del voto femenino, "cosa que costó sangre, sudor y lágrima".

El ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Lara, en tanto, significó que el sufragio del domingo será un hecho histórico, al reconocer este gobierno las reivindicaciones de los emigrantes.

Señaló, además, que el tema migratorio es uno de los ejes principales de la política exterior de Paraguay.

Otro de los participantes en la teleconferencia fue el ministro del Interior, Carlos Filizzola, quien anunció un plan piloto con las huellas dactilares para aplicar en 2013, el cual anularía, previó, "cualquier tipo de fraude".

"El 9 de octubre estaremos reparando el derecho de muchos paraguayos que nunca debieron ver cercenados", enfatizó.