Pekín. La decisión de China de extender los límites de mandatos presidenciales, que permitirá a Xi Jinping permanecer como líder de la nación por tiempo indefinido, fue recibida con enorme entusiasmo por los delegados congregados el lunes en la reunión anual del Parlamento.

Sus detractores han criticado la medida en las redes sociales y compararon la situación con Corea del Norte al sugerir que se estaba formando otro culto a la personalidad similar al de Mao Zedong, pero miembros leales del Partido Comunista que asistieron al evento dijeron que la decisión es popular entre la población china y que el país era afortunado de contar con un líder del calibre de Xi.

La decisión del Partido Comunista en el poder, tomada el mes pasado, de remover el límite de dos periodos presidenciales, allana el terreno para que Xi se prolongue en el mando y será ratificada con una enmienda constitucional durante la sesión parlamentaria de dos semanas. Xi inició recientemente un segundo mandato de cinco años.

“Si un buen líder llega al poder, deberíamos dejarlo continuar en esa posición para siempre. De esta manera, existe una continuidad. ¡Es genial!”, dijo Zhang Donghe, delegado del partido de la provincia de Hebei, que rodea a Pekín.

Wang Chen, secretario general de la sesión parlamentaria, dijo a legisladores el lunes que hubo un“llamado unánime” de todas las personas consultadas sobre la reforma a remover los límites constitucionales de permanencia en el poder y que fue el principal tema de discusión.

El Parlamento chino, un organismo mayormente protocolar conocido como el Congreso Nacional del Pueblo, está en buena parte integrado por miembros que siguen al pie de la letra las órdenes del partido.

Wang Chen, secretario general de la sesión parlamentaria, dijo a legisladores el lunes que hubo un“llamado unánime” de todas las personas consultadas sobre la reforma a remover los límites constitucionales de permanencia en el poder y que fue el principal tema de discusión.

La lectura por parte de Wang a la propuesta de levantar los límites de mandato generó sostenidos aplausos de los delegados en el Gran Salón del Pueblo.

El límite de dos mandatos presidenciales de cinco años fue inscrito en la Constitución de China tras la muerte de Mao Zedong en 1976 bajo la gestión de Deng Xiaoping, quien advirtió sobre los peligros del culto a la personalidad y en lugar de ello impulsó el liderazgo colectivo.