La Habana. Una silla vacía simbolizaría este miércoles al disidente cubano Guillermo Fariñas en la entrega del Premio Sajarov del Parlamento Europeo, ante la aparente negativa del gobierno cubano a permitir su viaje a Estrasburgo.

El mismo recurso fue utilizado la semana pasada para subrayar la ausencia del disidente chino encarcelado Liu Xiaobo en la ceremonia de entrega del premio Nobel de la Paz en Oslo.

"No hay viaje. Ya a estas horas es misión imposible", dijo Fariñas a Reuters por teléfono desde su casa en la ciudad de Santa Clara, 270 kilómetros al este de La Habana.

"Ellos (las autoridades cubanas) están evitando la proyección internacional de la disidencia", añadió.

El Parlamento Europeo dijo en un comunicado que la silla del disidente cubano permanecerá vacía durante la ceremonia prevista para las 1200 GMT del miércoles.

En teoría Fariñas todavía podría llegar a tiempo a Estrasburgo si las autoridades le entregaran el martes el permiso.

Pero el disidente dijo que el Gobierno nunca tramitó una carta de invitación del Parlamento Europeo, un requisito para que los cubanos viajen al extranjero.

La aparente negativa a permitir su viaje llega en momentos en que la Comisión Europea explora un mayor acercamiento a Cuba.

El presidente del Parlamento Europeo, el polaco Jerzy Buzek, dijo que la prohibición del viaje de Fariñas debería reflejarse en la posición de la Unión Europea en relación a la isla de Gobierno comunista.

El psicólogo cubano de 48 años realizó este año una huelga de hambre de más de cuatro meses para reclamar la liberación de decenas de presos políticos enfermos.

Su protesta elevó la presión internacional sobre el Gobierno cubano, que acordó liberar a 52 disidentes presos. Hasta ahora 41 fueron excarcelados, la mayoría a condición de que se marcharan al exilio.

El Gobierno cubano considera a Fariñas y otros disidentes como mercenarios a sueldo de sus enemigos en Estados Unidos y Europa.

El premio dotado con 50.000 euros lleva el nombre del disidente ruso Andrei Sajarov, Premio Nobel de la Paz.

Es la tercera vez que el Parlamento Europeo entrega el Premio Sajarov a disidentes cubanos. En el 2002 fue para al disidente Oswaldo Payá y en el 2005 para el grupo de familiares de presos políticos Damas de Blanco.

Payá recibió permiso para viajar a Europa la noche antes de la ceremonia.