Rangun, Myanmar. Los partidarios de la líder de oposición birmana Aung San Suu Kyi, quien permanece en arresto domiciliario, celebraron el sábado su 65 cumpleaños en medio de renovados llamados de Occidente para que sea liberada.

La activista galardonada con el premio Nobel de la Paz ha pasado 15 de los últimos 21 años detenida debido a su lucha por lograr la democracia en la ex Birmania, gobernada por una junta militar, y permanece en arresto domiciliario en su casa en Rangún, la antigua capital.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo el viernes un llamado a los gobernantes militares de Myanmar para que la dejen en libertad e instó a un diálogo por la reconciliación nacional en el país del sureste de Asia, fronterizo con India y China.

"Una vez más pido al gobierno birmano que libere a Aung San Suu Kyi y a todos los prisioneros políticos de inmediato y sin condiciones, y les permita construir una Birmania más estable, próspera, que respete los derechos de todos los ciudadanos", dijo Obama en un comunicado.

Unas 400 personas, la mayoría integrantes de la Liga Nacional para la Democracia (NLD por sus siglas en inglés) de Suu Kyi, organizaron una ceremonia en la casa de un miembro del partido en Rangún para celebrar el cumpleaños de su líder.

Además, se plantaron unos árboles en un monasterio budista en la víspera del cumpleaños, dijo a Reuters el dirigente del partido Aung Thein.

Agentes de seguridad vestidos de civil vigilaron la casa desde el exterior y fotografiaron a aquellos que acudieron. Media decena de furgonetas de la policía antidisturbios permanecieron aparcadas en los alrededores, aunque sin actuar.

Suu Kyi es la hija del héroe de la campaña de independencia birmana del mandato británico, Aung San. Fue detenida por primera vez en 1989, después de que emergiera como una líder de la reforma política tras una infructuosa insurrección estudiantil.

Su Liga Nacional para la Democracia obtuvo una abrumadora victoria en las elecciones de 1990, pero los militares - que dirigen el país desde 1962 - le negaron el acceso al poder.

El año pasado fue declarada culpable de quebrantar la draconiana ley de seguridad por acoger durante un breve periodo de tiempo a un estadounidense que se coló en su casa después de cruzar nadando el lago que la rodea.

Las críticas internacionales acusaron a los generales de forzar los cargos para apartar a Suu Kyi de las elecciones previstas para este año, las primeras tras las de 1990, aún sin fecha establecida.

Los detractores del gobierno afirman que los comicios reforzarán en el mandato militar bajo el disfraz de un control civil, y el NLD tiene pensado boicotearlas.

Myanmar está sometida a sanciones de Estados Unidos por sus violaciones de los derechos humanos, pero bajo la presidencia de Obama, Washington ha realizado una política de mayor acercamiento con los generales de Myanmar respecto a las medidas tomadas por su predecesor, el republicano George W. Bush.