Brasilia.- El Partido Democrático Laborista (PDT, por sus siglas en portugués) de Brasil solicitó al Tribunal Superior Electoral (TSE) la anulación de la primera vuelta del pasado 7 de octubre y la inelegibilidad del candidato presidencial del Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro.

La solicitud se basa en la denuncia publicada este jueves por el diario "Folha de Sao Paulo", según la cual empresarios que apoyan a Bolsonaro costearon servicios de envío de mensajes masivos por la plataforma WhatsApp, lo cual es está prohibido por la legislación brasileña.

Según el PDT, el episodio corresponde a la conducta de abuso de poder económico, vedada por el Código Electoral.

Para los abogados del partido, el empleo de sistemas de "disparo en masa" (modalidad para el envío de mensajes desde diferentes números de teléfonos inteligentes) ocasionó desequilibrio en la disputa, con gastos y estructura mayores que beneficiaron a la candidatura de Jair Bolsonaro, en violación al principio de la "paridad de armas".

El partido también pide que se investigue si hubo uso de fondos no declarados (caja 2) para la campaña del candidato del PSL.

"El financiamiento de la propaganda electoral fue constituido de forma ilícita, en la medida en que la donación empresarial está vedada de forma directa o indirecta; luego, por la disponibilidad de dinero o por la realización de gastos de campaña, como la mencionada contratación", señaló la fuerza política.

"El uso de recursos empresariales está terminantemente vedado", subrayó el PDT, lo cual justifica la anulación del resultado de las elecciones.

En la primera vuelta del 7 de octubre, el candidato del PDT, Ciro Gomes, obtuvo el tercer lugar con 12% de los votos válidos, detrás de Bolsonaro, que alcanzó el 46%, y del candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, con 28%.

El PDT pide, además de la anulación, la inelegibilidad del candidato Jair Boslonaro y del candidato a la vicepresidencia del PSL, General Mourão, así como la investigación de la participación de éstos y de las empresas supuestamente contratadas para el "disparo masivo" de mensajes y de empresarios que financiaron el servicio.

Entre los actos solicitados están la quiebra de registro bancario y telefónico, y disponibilización de informes contables y fiscales de las empresas sospechosas.

Entre las compañías de asesoría digital contratadas para efectuar los disparos masivos fueron citadas Quickmobile, Yacows, Croc Services y SMS Market.

La solicitud del PDT al TSE se suma a otro similar presentado el jueves por el PT.

La presidenta del TSE, Rosa Weber, postergó una rueda de prensa que iba a ofrecer este viernes para anunciar medidas contra las "fake news" (noticias falsas) difundidas a través de medios digitales.