Río de Janeiro. El presidente del Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcao, aseguró este sábado que las elecciones presidenciales, programadas a celebrarse el próximo 5 de octubre en Brasil, serán las más difíciles para el partido, en el poder desde 2003.

Falcao realizó las declaraciones tras la reunión de la dirección nacional del PT en Brasilia, que oficializó a Dilma Rousseff como candidata a la reelección.

Tras ganar las elecciones de 2002 y 2006 (con Luiz Inácio "Lula" da Silva) y de 2010 (con Rousseff), Falcao aseguró que este año se formó el "mayor bloque de fuerzas" de la historia para intentar impedir la cuarta victoria electoral consecutiva del PT.

Según él, este "bloque de fuerzas" contrario a la reelección de Rousseff, quiere la vuelta de la inflación y distribuye "noticias de mal presagio" para intentar desestabilizar la economía nacional.

Pese a ello, Falcao aseguró que la candidatura del PT tiene una "alianza fuerte" de partidos aliados y disfruta de un "apoyo significativo" de movimientos sociales.

Preguntado sobre si el PT está preparado para una segunda vuelta en los comicios, dijo que es "muy difícil" que las elecciones se decidan en la primera ronda. "Puede suceder, pero no es la hipótesis más probable", comentó.