Río de Janeiro. El ex gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil presentó este viernes de forma oficial la precandidatura del ex presidente del país Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), actualmente preso, para las elecciones de octubre.

El anuncio se hizo en un acto en Contagem (región metropolitana de Belo Horizonte, sureste de Brasil), al que asistieron la ex presidenta y sucesora de Lula en la Presidencia, Dilma Rousseff, el ex alcalde de Sao Paulo (mayor ciudad de Sudamérica) Fernando Haddad, diputados, senadores y gobernadores del partido, entre otros.

Lula se encuentra preso desde el pasado 7 de abril en Curitiba (sur del país) para cumplir una pena de doce años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, en el marco del caso Petrobras.

La presidenta del PT, la senadora Gleisi Hoffmann, presentó oficialmente la precandidatura de Lula, en el acto realizado en un hotel de Contagem ante centenares de militantes y la cúpula del partido en el que reiteró que Lula es su candidato porque es "inocente y el único en condiciones de sacar al país de la crisis".

"Hemos lanzado oficialmente la candidatura de Lula a la Presidencia porque no existe otro líder político de la estatura de él en el país, con la capacidad de interlocución popular que él tiene", aseguró Hoffmann.

La presidenta del PT agregó que Lula será registrado como candidato el 15 de agosto de este año.

"Hemos lanzado oficialmente la candidatura de Lula a la Presidencia porque no existe otro líder político de la estatura de él en el país, con la capacidad de interlocución popular que él tiene", aseguró Hoffmann.

Según la ley brasileña, cualquier candidato condenado en segunda instancia, como es el caso de Lula, no puede postularse a ningún cargo público. Sin embargo, la defensa del ex mandatario presentó dos recursos contra la condena en el Superior Tribunal de Justicia y en la Corte Suprema, que podrían habilitar su candidatura.

A pesar de estar preso, Lula continúa liderando todas las encuestas de intención de voto con miras a los comicios de octubre próximo.

De acuerdo con el más reciente sondeo, realizado por el Instituto Vox Populi, el ex mandatario lograría el 39% de los votos, sacando 27 puntos de ventaja sobre el segundo colocado, el candidato de la extrema derecha Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal.

Lula también lidera la intención de voto espontánea, con el 34% de los sufragios, mientras que Bolsonaro, su principal rival, apenas tiene un 10%.

Lula recibió este jueves en su celda en Curitiba la visita del gobernador de Piauí (noreste), Wellington Dias, y de su exministro jefe de la Casa Civil Jaques Wagner, quienes confirmaron que el expresidente "está super determinado" a asumir la candidatura, no movido por vanidad personal, sino por la preocupación que siente con el destino del país y del pueblo brasileño.

"Lula se mostró muy preocupado con la realidad brasileña, principalmente con los más pobres. Está entristecido en ver cómo está siendo desmantelada (por el gobierno de Michel Temer) la red de protección social, perjudicando principalmente a los millones de desempleados que tenemos hoy en el país", afirmó Dias, del PT, ante la prensa.

Coincidiendo con la presentación de su precandidatura, miles de personas, encabezadas por unas 25 organizaciones sociales internacionales, parlamentarios y campesinos, se dirigieron esta tarde hasta la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, donde Lula está preso, en señal de protesta para pedir la libertad del exmandatario brasileño.