Sao Paulo. El Partido de los Trabajadores (PT) reafirmó este lunes su intención de postular al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva como su candidato a la Presidencia de Brasil y anunció el traslado provisional de su sede a Curitiba, en donde el ex jefe de Estado cumple desde este sábado su condena de 12 años por corrupción.

"Lula continúa siendo nuestra candidato a la presidencia de la república y su candidatura será registrada el día 15 de agosto, conforme a la legislación electoral", señaló el PT en un comunicado.

"La comisión ejecutiva nacional decidió que el comando político del partido quede instalado en Curitiba", agregó el texto, que califica a Lula como un "preso político".

Lula fue encarcelado este sábado debido a una condena a 12 años por corrupción emitida en enero en el marco del caso "Lava Jato" ("Lavado de autos").

"Lula continúa siendo nuestra candidato a la presidencia de la república y su candidatura será registrada el día 15 de agosto, conforme a la legislación electoral", señaló el PT.

El ex presidente, de 72 años, niega los cargos y acusa a sus adversarios políticos de estar detrás del juicio para evitar su regreso al poder. El caso del ex jefe de Estado (2003-2010) divide al país desde hace meses y desató una tormenta política en los últimos días.

El desafío de inscribirlo. Pese a que el PT ya había dado a entender que mantendrá la candidatura de Lula incluso con su aspirante en la cárcel, la formación aún tiene el desafío de inscribirlo debido a que legalmente está inhabilitado.

La legislación brasileña inhabilita electoralmente por ocho años a condenados en segunda instancia, como es el caso del considerado líder más emblemático en la historia de Brasil, pero el PT asegura que irá hasta las últimas instancias judiciales para inscribirlo y que presentará recursos tanto ante el Tribunal Superior Electoral como ante la Corte Suprema.

El ex presidente, un ícono de la izquierda en América Latina, sigue siendo el político más popular de Brasil debido a los éxitos de los programas sociales impulsados por sus Gobiernos y es claro favorito para los comicios del 7 de octubre, con hasta el 36% de los apoyos.