Stuttgart. El conservador partido de la canciller alemana, Angela Merkel, perdió el poder el domingo en un bastión regional, luego de que los primeros resultados electorales mostraran que los Verdes ocuparán por primera vez el cargo de primer ministro estatal.

El éxito de los Verdes se vio impulsado por la crisis nuclear que se vive en Japón.

En el rico estado Baden-Wuerttemberg, donde se originaron sentimientos antinucleares debido a la crisis japonesa, la coalición formada por Verdes y socialdemócratas (SPD) se alistaba a ganar con 47,3%, eclipsando a los demócrata-cristianos, en el poder hace seis décadas.

La CDU de Merkel y sus socios, el Partido Liberal Demócrata (FDP), grandes partidarios de la energía nuclear, lograron un total combinado de 44,3%, según las proyecciones realizadas a las 18:00 GMT en el estado de 11 millones de habitantes.

Los analistas dijeron que la derrota podría causar algunos dolores de cabeza a Merkel en su partido, donde muchos están desconcertados por decisiones políticas recientes, pero que era poco probable que se produjera un desafío inmediato a su liderazgo.

"Las horribles imágenes y los horribles acontecimientos en Japón fueron el principal tema en las últimas dos semanas", dijo el primer ministro del derrotado estado de la CDU, Stefan Mappus.

"No hubo otro tema de campaña y los vientos de Berlín también soplaron en contra nuestra", agregó.

La CDU, que ha gobernado el estado durante 58 años, obtuvo 39,3% y el FDP 5%. Los Verdes terminaron en segundo lugar con 24,2% y el SPD, su probable aliado, tuvo 23,2%.

"Esta es una victoria histórica", dijo Winfired Kretschmann, de 62 años, líder de los Verdes en el estado. "Vamos a cambiar las cosas", agregó.

El avance de 13% de los Verdes se vio reflejado en otra elección estatal el domingo en Renania-Palatinado, donde el SPD estará en el poder y es probable que forme una coalición con los Verdes.

El Presidente del SPD, Sigmar Gabriel, calificó la votación como un claro rechazo a la energía nuclear: "Este fue un referéndum contra la energía nuclear y la gente decidió que no la quiere", agregó.