San José. El centrista partido gobernante de Costa Rica, PLN, perdió este lunes el control del Parlamento del país centroamericano, golpeando las perspectivas de la presidenta Laura Chinchilla de lograr la aprobación de reformas fiscales.

Una coalición de partidos de izquierda y derecha llamada la Alianza por Costa Rica se impuso frente al Partido Liberación Nacional de Chinchilla, convirtiendo a Juan Carlos Mendoza en el nuevo presidente de la Asamblea, en sustitución de un partidario de la mandataria.

El PLN es el mayor partido dentro de la Asamblea, pero no cuenta con una mayoría absoluta.

La coalición opositora dijo que uno de sus principales objetivos será bloquear el proyecto de reforma fiscal del gobierno, que limitaría el gasto oficial al tiempo que buscaría incrementar sus ingresos a través de un impuesto al valor agregado y otras medidas.

En medio de tensiones en la Asamblea, Chinchilla pospuso su discurso sobre el estado de la nación el domingo y presentó su mensaje por escrito.

En ese texto la presidenta advirtió que el déficit del país podría llegar a un 10 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) para el 2016 si no se aprueba su plan de reformas.

El año pasado el país tuvo un déficit fiscal de más del 5 por ciento del PIB.

Analistas han dicho que Costa Rica debe reducir su déficit para ganar una calificación crediticia de grado de inversión.

"Está clarísimo que después de este evento (la votación parlamentaria), va a ser muchísimo más difícil" la reforma fiscal, dijo Jorge Baltodano, gerente de asesoría de la consultora costarricense Aldesa.