Lisboa, Andina. El conservador Partido Social Demócrata (PSD) de Portugal, liderado por Pedro Passos Coelho logró el 39,5% de los votos y 58 escaños en las elecciones legislativas de este domingo.

Esto es muy por delante del Partido Socialista (PS) del actual primer ministro, José Sócrates, que ha conseguido el 28,3% de los votos y 39 diputados, según datos oficiales correspondientes al 92,02% de las parroquias ya escrutadas.

Sin embargo, el PSD no ha logrado la mayoría absoluta y dependerá de un acuerdo de gobierno con el también conservador Centro Democrático y Social-Partido Popular (CDS-PP), que ha obtenido el 11,3% de los sufragios y 9 diputados que serán clave en la formación de gobierno.

El Bloco Esquerda es el otro gran perdedor de los comicios, ya que pasa de tener cerca del 10% de los votos al 4,9%. Los comunistas en cambio se mantienen estables, y se quedan con el 7,33% de los votos, lo que les daría en torno a 15 diputados.

Tal y como auguraban las encuestas en la recta final de la campaña, la derecha tiene la mayoría en el Parlamento.

Se abre así la puerta a una coalición de gobierno entre PSD y CDS-PP para cumplir con la petición de prácticamente todos los sectores de la sociedad y del presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, para formar un gobierno de mayoría que otorgue estabilidad política.

El reto del nuevo gobierno de Portugal será aplicar el duro programa económico de recorte de gasto y subidas de impuestos que el gobierno de José Sócrates negoció con la UE y el FMI a cambio de recibir un rescate financiero, siguiendo los pasos de Grecia e Irlanda, de 78.000 millones de euros.

Portugal ya recibió los primeros 12.000 millones durante la campaña electoral antes las dificultades reconocidas por el Ejecutivo para hacer frente a sus obligaciones de pago.