El Partido Socialista Brasileño (PSB) resolvió que la ecologista Marina Silva sea la candidata presidencial de ese partido en las próximas elecciones, que reemplazará al fallecido líder socialista Eduardo Campos tras el accidente aéreo donde murió el miércoles pasado.

"La candidatura de Marina contempla nuestro proyecto. Será una solución de continuidad. El PSB indicará el nuevo vice", dijo el presidente del PSB, Roberto Amaral, en declaraciones que cita este sábado el diario Folha de Sao Paulo.

Amaral era considerado por la prensa el principal obstáculo para la nominación de la dirigente, al igual que un sector del socialismo que no veía en Silva una continuidad de proyecto de lograr un triunfo electoral en los comicios del próximo 5 de octubre.

"Con el OK del PSB, ella está a disposición para ser candidata", indicó el coordinador de la agrupación creada por Silva, Red Sostenibilidad (Redes), Bazileu Margarido, al conocer la información.

Según Folha, el PSB espera poder realizar el anuncio oficial de la sucesión de candidato el próximo miércoles 20 con la intención de que sea luego del entierro de Campos.

De acuerdo a la Secretaría de Prensa del Gobierno de Pernambuco, el velorio del candidato estará reservado a la familia esta noche y será abierto al público este domingo, cuando también está previsto que sea el sepelio, luego de que finalizara este mediodía el trabajo del equipo forense en la identificación mediante pruebas de ADN de los restos de las víctimas del accidente.

Silva embarcó rumbo a Recife, donde se espera este domingo la presencia de la presidenta Dilma Rousseff y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, entre otras personalidades, citó EFE.

La dirigente no ha sido vista en público desde que, el mismo día de la tragedia, hizo un pronunciamiento ante los periodistas para, visiblemente acongojada, lamentar la muerte de su "compañero" y "amigo" y exigir que sea "respetado" el luto.

La ecologista de 56 años, quien sorprendió en las elecciones de 2010 con la obtención de casi 20 millones de votos - 20% del electorado- junto al Partido Verde (PV), se unió el año pasado al PSB debido a que el Supremo Tribunal Electoral vetó la inscripción de su agrupación para las elecciones de octubre.

Tras unirse a los socialistas, estuvo de acuerdo en postularse como vicepresidenta, aún cuando contaba con un caudal electoral mayor que Campos, citó la agencia DPA.

Tras la alianza entre ecologistas y socialistas, el PSB creció en los sondeos y hasta la muerte de Campos, el miércoles pasado cuando la avioneta donde viajaba con parte de su equipo de campaña se estrelló en la ciudad de Santos, iba tercero en las encuestas.

Según informó O Globo, un equipo de especialistas del National Transportation Safety Board (NTSB) de Estados Unidos, y de la Cessna Aircraft Company, fabricante del avión accidentado, se encuentran en Brasil para colaborar con las investigaciones.

Este viernes se conoció que la caja negra recuperada no contiene registros de los diálogos del vuelo que transportaba al candidato socialista, cuatro asesores suyos y dos pilotos.

Una vez identificado, el cuerpo de Campos será trasladado este sábado a su ciudad natal, Recife, donde será velado en el palacio de la gobernación de Pernambuco, que gobernó durante siete años, y luego será sepultado junto al de su abuelo, Miguel Arraes, líder de la izquierda, muerto el 13 de agosto de 2005.

Los indicios de que Silva sería la sucesora de la candidatura fueron creciendo desde que se conoció la tragedia. El diputado Julio Delgado, integrante de la dirección nacional del PSB dijo al salir de un encuentro que "tenía un sentimiento de que Eduardo (Campos) le gustaría ver a Marina (Silva) como candidata por la relación que ellos construyeron en los últimos meses", al igual que Antonio Campos, hermano del fallecido dirigente y también miembro del partido, quien aseguró que Silva debería ser quien reemplace a su hermano.

La designación de Silva como candidata a vicepresidenta en la fórmula del PSB fue hecha por Campos, por lo que "un rechazo a que sea ella quien reemplace a Campos en la campaña sería una ofensa tanto a Silva como a la memoria de Campos", dijeron en la semana algunos miembros del PSB a la agencia Brasil247.

La muerte del socialista conmocionó a la arena política y obliga al resto de los candidatos, entre los que encabeza Rousseff (Partido de los Trabajadores) que busca su reelección, y Aécio Neves, (Partido de la Social Democracia Brasileña), a reajustar estrategias a menos de dos meses de las presidenciales.