Sao Paulo. El Partido Verde de Brasil, cuya candidata fue la tercera más votada en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, presentará su programa a los candidatos que irán al balotaje antes de que sus bases decidan en una convención la próxima semana a quien le dan el apoyo.

La dirección nacional del Partido Verde (PV) dijo este miércoles que el 17 de octubre anunciará, tras celebrar la convención, la posición que adoptará esa organización política para la segunda ronda electoral programada para el 31 de octubre.

El partido ecologista tiene tres opciones: respaldar la candidatura de la oficialista Dilma Rousseff, la del opositor José Serra u optar por la neutralidad.

Los integrantes del PV que no concuerden con el resultado de la convención podrán votar de la forma en que deseen, pero sin usar símbolos del partido, precisó la dirección.

La ex candidata presidencial del PV, Marina Silva, obtuvo 19,33% del apoyo popular en los comicios del domingo, con casi 20 millones de sufragios. Rousseff logró la mayor votación con 46,91% y Serra aglutinó 32,61%.

"No sirve tener sólo una declaración de intención. Las personas tienen que entender lo que las urnas están diciendo", dijo el miércoles Silva, quien agregó que la agenda defendida por su partido será presentada a Rousseff y a Serra.

"No podemos reducirnos a una discusión de conveniencia", enfatizó en una entrevista con la estación radial Jovem Pan.

Silva fue la candidata que más creció en la recta final de la campaña antes de la primera vuelta y el domingo consiguió una votación bastante superior a lo que mostraban los sondeos de intención de voto.

Su desempeño, indicado como uno de los factores que impidieron la victoria de Rousseff en primera ronda, hizo que Silva comenzara a ser cortejada tanto por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) como por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Ambos partidos buscan el apoyo de la ex ministra para que pueda ser transferido a sus respectivos candidatos el porcentaje de votos conquistado por ella en la primera vuelta.

"Yo ni estoy colocando esa palabra 'apoyo' o 'no apoyo'. Estoy colocando la palabra 'posición'", sostuvo en una entrevista con la estación radial.

"Cuando decida mi posición en relación a ese proceso, ésta será de conocimiento de los brasileños y de los candidatos. Lo que voy a hacer con ella, voy a decidirlo después", declaró cuando le preguntaron si participaría de la propaganda electoral del candidato al que eventualmente decida apoyar.

Silva también criticó a las encuestadoras y dio a entender que los sondeos impidieron que ella obtuviera más votos.

"Yo diría que fue un problema, porque mucha gente tomaba como referencia los sondeos", comentó.

Según la ex ministra, las encuestadoras no capturaron "metodológicamente lo que se veía en las calles".