Toledo. Los principales partidos políticos de España, el conservador PP y el PSOE en el poder, realizaron este sábado sus primeros mítines de campaña de cara a las elecciones del 20 de noviembre, mientras el país sufre por el estancamiento económico y una cifra récord de desempleo.

España inició oficialmente este viernes la campaña electoral para los comicios nacionales, donde se espera que el opositor Partido Popular logre una mayoría absoluta respecto al Partido Socialista Obrero Español, de acuerdo a sondeos de opinión.

Los votantes están irritados por el fracaso de los socialistas en lidiar con la crisis económica y los mayores índices de desempleo de la Unión Europea, que llegan al 21,5%, y consideran que el PP tendrá mayor efectividad para crear empleos que su rival.

El viernes, una encuesta del Centro para Investigación Sociológica (CIS) pronosticó que el PP ganaría entre 190 y 195 escaños en la Cámara baja, superando con creces los 176 puestos necesarios para obtener una mayoría absoluta.

Aquellas cifras son equivalentes al 46,6% de los votos para el PP y le conceden una ventaja de casi 17 puntos porcentuales sobre los socialistas, la más amplia vista hasta el momento en la campaña.

Más de 3.000 personas se congregaron este sábado en la ciudad de Toledo para el primer mitin de campaña del líder y candidato del PP, Mariano Rajoy, quien realiza su tercer intento por convertirse en presidente de España.

Es la primera vez que un líder político "popular" elige la capital castellano-manchega situada a 70 kilómetros al sur de Madrid para iniciar oficialmente la campaña electoral.

"Espero que haya una mayoría absoluta, si no el pueblo demuestra su ignorancia", dijo Marisa Ordúñez, licenciada en Historia del Arte y militante "popular" de unos 50 años.

En tanto, el primer día del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, no pudo ser más distinto. El ex vicepresidente del Gobierno español se decantó por un único acto en la sede de su partido en Madrid con voluntarios de la campaña.

En un entorno más frío que el de un mitin, Rubalcaba agradeció el apoyo de miles de militantes y simpatizantes, y les recordó que la crisis tenía un origen político por lo que no debía dejarse al libre albedrío de los mercados.

El partido del presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha implementado impopulares medidas de austeridad para evitar que España se vea obligada a pedir un rescate de la zona euro tras los salvatajes a Grecia, Irlanda y Portugal, pero muchos inversores creen que sus políticas no han sido suficientes.

El viernes, los débiles datos de producción industrial hicieron poco por calmar los temores de que España pueda recaer en una recesión.