El gobierno peñista llega al tercer Informe de Gobierno y a la apertura del periodo de sesiones del Congreso con el rezago de iniciativas en ámbitos de seguridad pública, seguridad social y economía, un año de gestión en el que tuvo que sortear casos como la Casa Blanca, la desaparición de los 43 normalistas y la fuga del Chapo Guzmán.

De las iniciativas que ha presentado Enrique Peña de diciembre del 2012 a la fecha, 18,31% aún no es aprobado, y su procesamiento será una de las tareas que deberán tener los nuevos diputados del PRI que entran en funciones este 1 de septiembre.

De 13 iniciativas que todavía no han sido aprobadas, cinco están relacionadas con temas de seguridad. Presentada en octubre del 2013, aún sigue pendiente una reforma penal que busca, entre otras cuestiones, aumentar las sanciones en casos de desaparición forzada.

Siguen pendientes desde diciembre del 2014 las reformas a la Constitución para crear el Mando Único Policial Estatal; y la Ley Reglamentaria del Artículo 29 constitucional para regular el procedimiento para restringir o suspender en todo el país, o en lugar determinado, el ejercicio de determinados derechos y garantías, la cual fue presentada en octubre del 2013.

También desde octubre del 2013 el Congreso tiene una iniciativa para regular el procedimiento mediante el cual el Ejecutivo podrá ejercer su facultad de expulsar del territorio nacional a extranjeros que constituyan una amenaza para la seguridad nacional; y la ley secundaria de la Fiscalía General de la República, planteada en septiembre del año pasado.

Asimismo, permanecen sin avances las reformas que crean las leyes de la Pensión Universal y la del Seguro de Desempleo, reformas para modernizar al Fonacot, así como modificaciones legales para agilizar los trámites y procesos para la contratación y realización de obra pública, y la recién presentada Ley de Disciplina Financiera de Estados y Municipios.

Para Rubén Aguilar, el presidente Peña enfrenta un bajo nivel de aceptación, que lo sitúa como el mandatario con más baja calificación de la época reciente, por tres elementos: que su gobierno se centró en reformas cuyos beneficios se verán a mediano y largo plazo; que se asocia a la adquisición de bienes con contratistas, y que su estrategia de comunicación no ha sido la correcta.

“La comunicación que ha mantenido Los Pinos a lo largo de estos tres años es de estar siempre en la lógica de lo políticamente correcto, nunca arriesgar, nunca está el presidente en la profundidad del territorio, nunca se le ve cercano a la gente, no da entrevistas, no va a los medios, nunca lo arriesgan y en ese sentido es una política de comunicación que corresponde a otro momento de la historia de México, pero hoy en una sociedad mediática, con miedos abiertos, el presidente no penetra a través de ellos”, indica quien fuera vocero presidencial con Vicente Fox.

Con el reacomodo en el gabinete, Manlio asegura que habrá relanzamiento del gobierno. El presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, dijo que refutarán a todos aquellos que aún regatean los avances del gobierno federal y que todavía cuestionan la pertinencia de las reformas estructurales.

A unas horas de que el presidente Enrique Peña Nieto entregue su tercer Informe de Gobierno, el líder de su partido defendió que éste marcará el relanzamiento de su administración.

“Junto con el reacomodo estratégico en el gabinete federal, veremos un auténtico relanzamiento de su gobierno que ayudará a superar los desafíos que plantea el complejo panorama económico global”, aseguró Beltrones Rivera, según lo reportado por el PRI.

El político sonorense indicó que el tercer Informe también permitirá evaluar su gestión y así “consolidar el proyecto de transformación nacional” en la segunda mitad del sexenio de Peña Nieto.

Asimismo, externó que se continuará acompañando al Ejecutivo en esta etapa para que los beneficios de las reformas se cumplan cabalmente.

Finalmente, aseguró que estarán atentos del Informe y del mensaje político del presidente, el 2 de septiembre.