Excelsior.com.mx. El paso del huracán Odile por Baja California Sur dejó saldo blanco de muertos y cuantiosos daños materiales en la infraestructura hotelera, eléctrica, de comunicaciones y transportes en una región que vive en 70% del turismo.

En Los Cabos, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, realizó una evaluación de las tareas emprendidas por los funcionarios de su administración en conjunto con el gobierno del estado, a partir del aviso de la llegada del meteoro y las posteriores acciones luego de las fuertes lluvias que trajo consigo.

Anunció una serie de medidas inmediatas para reactivar la economía de la región y apoyar a las familias afectadas.

En el Aeropuerto Internacional de Los Cabos, que fuera devastado en gran parte de sus dos edificios por los vientos de 205 kilómetros por hora con que arremetió Odile, reconoció que el problema más crítico que enfrenta la población ahora es el desabasto de agua potable debido a la falta de energía eléctrica.

Esto, deberá quedar resuelto en una primera etapa esta misma semana, según fue el compromiso que le transmitió al mandatario director de la CFE, Enrique Ochoa Reza.

Y que para eso estamos tomando acciones para reinstalar lo más pronto posible el suministro de agua potable, de energía eléctrica, de abastecimiento de víveres, de apoyo a las viviendas afectadas.

"He instruido no sólo a ellos, sino también que entremos a la atención de un problema que se vivía particularmente en esta región de Los Cabos de tener viviendas en zonas irregulares, en zonas de alta vulnerabilidad”, subrayó Peña Nieto.

En este sentido, señaló ante el gobernador Marco Covarrubias, que esta situación debe ser resuelta para evitar futuras tragedias.

La CFE reportó el daño de 2.186 postes de distribución, 1.800 de ellos en la región de San José y Cabo San Lucas afectó el suministro eléctrico de 239 mil usuarios, lo que significa 92 por ciento del total de usuarios en el estado.

Plan de reconstrucción. El presidente instruyó al titular de la secretaría de Hacienda, Luis Videgaray, a implementar un programa que apoye a los empresarios hoteleros y de establecimientos mercantiles afectados por el paso del huracán Odile.

El trabajo de los pequeños y medianos empresarios que lamentablemente se han visto afectados en fuentes de trabajo que impacta la actividad económica en los Cabos”, dijo el mandatario en conferencia de prensa.

En tanto, Luis Videgaray detalló las tres medidas de aliento a la inversión productiva en el estado de Baja California Sur.

La primera tiene que ver con deducir al 100% el Impuesto sobre la Renta de todas las inversiones que se lleven a cabo por las empresas para efectos de la reconstrucción.

También habrá una serie de medidas tributarias para facilitar la liquidez de las empresas del sector turístico y comercial como es diferir tres meses el pago del ISR así como el impuesto retenido a los trabajadores, el pago del IVA y las cuotas obrero-patronales al IMSS.

Adicionalmente, un programa con la banca de desarrollo:

A través de un programa emergente de Nacional Financiera podrán tener un crédito de hasta dos millones de pesos con una tasa fija de 9,5% para tener financiamiento de capital de trabajo o de reposición de activos.

"Y para las empresas del sector turístico, específicamente para la hotelería y la infraestructura turística en general esta misma semana lanzaremos un programa con el Bancomext para créditos desde 50 millones (US$3,7 millones) hasta 500 millones de pesos (US$37,8 millones) a tasas preferenciales para las empresas de Baja California Sur”, puntualizó.

Recorrido. Luego de encabezar el Desfile Militar, Peña Nieto voló a Los Cabos para atender personalmente la contingencia.

Acompañado de nueve secretarios de estado y del gobernador de la entidad realizó un recorrido donde constató los daños ocasionados por Odile en todas las salas de espera y parte de la fachada de este inmueble.

Voló en un helicóptero que lo llevó a recorrer durante 50 minutos las zonas afectadas por la furia de Odile. Observó decenas de viviendas en San José del Cabo que resultaron con daños considerables por las precipitaciones de las últimas 72 horas.

También atestiguó, desde el aire, los daños en por lo menos 15 hoteles de San José del Cabo y Cabo San Lucas los cuales perdieron diversa infraestructura en áreas comunes y habitaciones.

A su regreso, afirmó que Baja California Sur retomará en las próximas semanas la normalidad.

Baja California Sur es mucho más que las afectaciones, es un gran estado y sabemos que su población sabrá sobreponerse de este momento adverso por el que atraviesa.

Y que sepa la población de Baja California Sur que no están solos, que cuentan con el decidido apoyo, respaldo y solidaridad del gobierno de la República, por eso la presencia de los funcionarios que participan en la reunión de trabajo”, destacó.

Cancillería apoya a los extranjeros. La secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) confirmó que hasta el momento no hay registro de turistas extranjeros fallecidos o heridos afectados, principalmente en la Península de Baja California, tras el paso del huracán Odile.

La Cancillería se coordina con embajadas y consulados en la atención a extranjeros afectados por el ciclón, y aunque no precisó el número de visitantes de otros países en la región, señaló que la mayoría provienen de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

“Dentro de las labores de coordinación en las que participa la SRE se enfocan esencialmente en la pronta evacuación de personas afectadas, entre ellos turistas extranjeros en la región, a través del puente aéreo”, notificó.

Agregó que personal de protección consular de las representaciones diplomáticas ya se trasladaron a la zona siniestrada a fin de brindar asistencia a sus connacionales, mientras la SRE apoya a las embajadas de los países.


Nueva zona de alerta. Debido a Odile se estableció una nueva zona de alerta que abarca desde Santa Rosalía, Baja California Sur, hasta San Felipe, Baja California, y desde Guaymas hasta Puerto Peñasco, ambos sitios en Sonora.

La Comisión Nacional del Agua dijo en la noche de este martes que continúa el pronóstico de lluvias intensas en Baja California y Sonora, y muy fuertes en Sinaloa, Chihuahua y Nayarit.


Telmex restaura servicio. Teléfonos de México (Telmex) informó que ha movilizado todos los recursos necesarios para atender la contingencia provocada por el huracán Odile en San José del Cabo, Cabo San Lucas, La Paz, Constitución, Loreto y Santa Rosalía, en Baja California Sur.

En estrecha coordinación con las autoridades de Protección Civil, la empresa telefónica ha emplazado a este efecto más de 200 trabajadores, un avión, dos helicópteros y 18 plantas de energía, que están ingresando a la zona afectada conforme lo permiten las condiciones meteorológicas.

Señaló que debido a las intensas lluvias y los fuertes vientos provocados por Odile se registraron deslaves y caídas de puentes que afectaron su infraestructura.

Continúan aislados 18 ejidos en Tamaulipas. En Tamaulipas permanecen incomunicados 18 ejidos de cinco municipios, luego de las afectaciones provocadas por las lluvias que dejó a su paso el sistema frontal número dos el pasado fin de semana.

En los cuatro albergues temporales que se mantienen abiertos se atiende a un total de 40 personas.

Uno de ellos se habilitó en Güémez, donde se atendía a 20 personas, mientras que en Padilla, por razones preventivas, se abrieron tres refugios para ubicar a 20 personas que viven en los márgenes del Río Purificación.

De acuerdo con la Coordinación General de Protección Civil los municipios y sus correspondientes ejidos afectados e incomunicados son: Güémez, Flores Magón, Viento Libre, Revolución y San Andrés; en Llera, ejidos Zaragoza, Francisco Villa, Mariano Escobedo, Guanajuato, Adolfo López Mateos, Ruiz Cortines y La Providencia.

En tanto que en el municipio de Ocampo, ejido El Chamalito; Xicoténcatl, ejidos San Manuel, La Presa y Servando Canales y Soto La Marina, Ejidos Enramadas, La Laguna y El Carrizo.

En Ciudad Victoria tres vados continuaban sin paso, siendo los que comunican a las colonias Las Vegas, La Moderna y San Marcos.

El reporte general dado a conocer por las autoridades establece que los niveles de los ríos están bajando gradualmente, pero no se deja de monitorear para prevenir escurrimientos que pudieran ocasionar inundaciones.

Analizan declaratorias. El delegado de la secretaría de Gobernación en Tamaulipas, Rabindranath Juárez Mayorquín, dio conocer que se analiza de forma conjunta Estado-Federación solicitar declaratoria de emergencia en los municipios de Güémez, Padilla y Ocampo.

Luego de que el sistema frontal número dos provocó lluvias superiores a los 250 milímetros, las autoridades llevan a cabo las evaluaciones a fin de ponderar las afectaciones.

Apenas el pasado 11 de septiembre la Segob declaró zona de desastre a los municipios de Aldama, González, Xicoténcatl, Llera, Ciudad Victoria y Mante, que resultaron afectados por la tormenta tropical Dolly y sus remanentes.

Llega frente frío. La Coordinación General de Protección Civil alertó a la población sobre el arribo a la frontera norte del frente frío número 3, mismo que dejará fuertes lluvias en territorio tamaulipeco, situación que podría provocar incremento en los ríos y afluentes.

El titular de la dependencia estatal, Medardo Sánchez Albarrán, señaló que de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, se desprende que los remanentes de la onda tropical número 30 y el arribo a la frontera norte del país del frente frío 3, causarán en las próximas 24 horas lluvias fuertes en la entidad.