El presidente Enrique Peña Nieto, en la actualización de su declaración patrimonial, aclaró que no tiene ningún conflicto de intereses en torno al desempeño de su encargo.

El mandatario asegura que no tiene puesto, cargo, comisión, actividades o poderes en asociaciones, sociedades, consejos, actividades filantrópicas o de consultoría, como tampoco lo tienen su esposa y sus dependientes económicos.

En el Registro de Servidores Públicos detalla que cuenta con nueve propiedades, dos adquiridas al contado, una heredada y el resto donadas por su madre y por su padre sin embargo no se especifica la dirección de los inmuebles pero sí se precisa que se trata de cuatro casas, dos departamentos, dos terrenos y tres terrenos rústicos.

En su declaración patrimonial menciona tener ingresos anuales netos de 2 millones 811.218 pesos (US$182.745) por su cargo público; 227.448 pesos (US$14.715) por actividad financiera y 96.458 (US$6.270) por “otros”.

Además detalla que posee una cuenta bancaria con 534.565 pesos (US$34.749); un fondo de inversión de 5 millones 345.428 pesos (US$347.677) y tres saldos con “otro tipo de inversión” por las cantidades de 22.625 pesos (US$1.470); 32.950 pesos (US$2.142) y 64.186 pesos (US$4.172).

Sobre la posesión de monedas y metales, dijo que se cuenta con un saldo 3 millones de pesos (US$195.000).

El mandatario mexiquense rechaza tener participaciones económicas o financieras en empresas o sociedades mercantiles. La declaración de conflicto de interés, según el acuerdo gubernamental, puede hacerse pública o no, pues está a voluntad del funcionario público.