"El gobierno de México seguirá trabajando constructivamente con Canadá para fortalecer nuestras relaciones, alcanzar beneficios mutuos y contribuir a alcanzar nuestra meta compartida: hacer de Norteamérica la región más prospera y competitiva del mundo", escribió el presidente Enrique Peña Nieto.

En un artículo que publicó en el periódico canadiense The Globe and Mail, a propósito de la visita de dos días a territorio mexicano de Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, el mandatario mexicano explicó que los gobiernos de ambos países apoyan la promoción de la prosperidad compartida y una mayor competitividad regional.

"A través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, nuestra región se ha vuelto cada vez más integrada y más competitiva. Hoy, los lazos sociales, económicos y comerciales dentro la región son más fuertes que nunca.

"Después de más de 20 años, ambos países han gozado de significativos beneficios económicos y sociales gracias al TLCAN. Las importaciones mexicanas de Canadá aumentaron de US$1.200 millones a US$9.600 millones entre 1993 y 2016. Además, Canadá es nuestro cuarto socio comercial y la cuarta fuente de inversión extranjera directa en nuestro país".

Peña Nieto se dijo seguro de que el diálogo continuo con Trudeau habrá de mejorar, sin duda, la colaboración con el gobierno canadiense para avanzar en los objetivos compartidos, y garantizó que la relación bilateral continuará en su mejor momento con una agenda más amplia que nunca.

"Estoy convencido de que esta encrucijada vital para las relaciones entre Canadá y México se traducirá en más y mejores oportunidades para nuestros países", completó el titular del Ejecutivo federal como parte de su artículo.

Trudeau visita por primera vez México. El primer ministro de Canadá Justin Trudeau inició este jueves su primera visita oficial a México, en la que se reunirá con el presidente Enrique Peña Nieto en medio de una espinosa negociación del tratado de libre comercio que sus países sostienen con Estados Unidos.

"El contexto regional actual demanda una revitalización de la cooperación que ya existe entre nuestros países", dijo Peña Nieto en una editorial publicada por el diario canadiense The Globe and Mail, en la que asegura que su gobierno trabajará con Canadá para "contribuir a la meta común: hacer de Norteamérica la región más próspera y competitiva del mundo".

El canciller mexicano Luis Videgaray acudió al hangar presidencial del aeropuerto de Ciudad de México para recibir a Trudeau y su esposa Sophie Grégoire, quienes llegaron desde Washington, donde el presidente Donald Trump volvió a sugerir que podría abandonar el TLCAN.

El mandatario canadiense visitará las instalaciones de la Cruz Roja de México, donde se atendieron a numerosas víctimas del sismo de 7.1 grados que sacudió a la capital mexicana el 19 de septiembre.

Más tarde, el gobierno mexicano ofrecerá a Trudeau una ceremonia con honores militares en el Palacio Nacional, que servirá de antesala para una reunión con Peña Nieto.

A esta cita asistirán los ministros canadienses de Relaciones Internacionales y Comercio.

México sostiene con Canadá un intercambio comercial de unos US$20.000 millones anuales, lo que representa un incremento de nueve veces desde la firma del TLCAN. En comparación, el comercio con Estados Unidos fue de más de US$480.000 millones de dólares en 2016.

México renegocia el TLCAN junto con Estados Unidos y Canadá a iniciativa del gobierno de Trump, que considera el pacto como el "peor" acuerdo jamás firmado por su país, y al que culpa de pérdidas de empleos en Estados Unidos.

La cuarta ronda de conversaciones abrió el miércoles en Arlington, un suburbio de Washington, con espinosos temas pendientes como el endurecimiento de las reglas de origen, esto es, el contenido que deben tener los productos para no pagar aranceles; eliminar el mecanismo de solución de controversias y que el tratado tenga una duración de cinco años para después renovarse.

La visita de Trudeau a Washington ocurrió entre fuertes tensiones por la reciente decisión estadounidense de imponer un arancel de 220% a los aviones CSeries de la canadiense Bombardier, alegando que se benefician de subsidios en detrimento de la estadounidense Boeing.