México DF. El candidato opositor Enrique Peña Nieto se encamina a ganar la presidencia de México luego de que las últimas encuestas antes de las elecciones del domingo lo colocaron con una sólida ventaja sobre el izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Tres encuestas publicadas el miércoles arrojaron que Peña, un ex gobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuenta con un amplio diferencial de entre 10 y 17 puntos porcentuales sobre su más cercano rival, en el último día de la campaña iniciada el 30 de marzo.

Un triunfo del PRI significaría su regreso a la presidencia después de ausentarse de ella desde el 2000 y el fin de dos gestiones consecutivas del derechista Partido Acción Nacional (PAN), sobre el que pesa el cansancio de muchos por la cruda violencia del narcotráfico.

En un sondeo del diario Reforma, Peña obtuvo 41% de la intención del voto, una baja de 1 punto porcentual respecto del sondeo anterior publicado el 19 de junio. El apoyo para López Obrador subió 1 punto, a un 31%.

En la encuesta, la aspirante oficialista Josefina Vázquez Mota obtuvo 24% de las preferencias, igual que el sondeo previo.

Otro sondeo publicado el miércoles por la firma Buendía y Laredo para el diario El Universal mostró al candidato del PRI con 41,2% de la intención del voto, una clara ventaja sobre López Obrador, que obtuvo un 23,8%.

Mientras tanto, BGC publicó en Excélsior que Peña cuenta con 44 por ciento de apoyo frente al 28 por ciento de López Obrador.

En los sondeos de BGC y Buendía y Laredo, Vázquez Mota tuvo una baja en las preferencias.

Mayoría en Congreso. Peña, de 45 años, había perdido terreno en las encuestas de intención del voto semanas atrás tras una serie de protestas juveniles que llamaban a no sufragar por el PRI, que gobernó México por más de 70 años consecutivos hasta el 2000, con administraciones acusadas a menudo de ser autoritarias y corruptas.

La popularidad del candidato del PRI, quien propone crear una gendarmería como medida para reducir la violencia del narcotráfico y empujar reformas económicas, también había sufrido por varios supuestos casos o vínculos con el mercado ilícito de drogas que vinculan a ex gobernadores de su partido.

Pero luego volvió a repuntar ligeramente, mientras López Obrador vio frenar una tendencia alcista debido a los ataques de sus rivales que le han reprochado sus polémicas denuncias de fraude en el 2006, cuando encabezó protestas que bloquearon el centro de la ciudad por semanas.

En las elecciones del domingo, cuando también será renovada la Cámara de Diputados y el Senado, están habilitados para votar cerca de 80 millones de mexicanos, el padrón electoral más grande de un país de habla hispana.

El sondeo de Reforma mostró que el PRI, junto con su aliado Partido Verde, alcanzaría la mayor cantidad de asientos en ambas cámaras, lo que le permitiría hacer avanzar algunos de sus proyectos pero no cambios constitucionales que requieren dos terceras partes del voto de los legisladores.

En tanto que la alianza izquierdista que postuló a López Obrador, renuente a aprobar algunas reformas, se colocaría como segunda fuerza en la Cámara baja.

Otro sondeo publicado el martes por Consulta Mitofsky le dio a Peña una ventaja de 13 puntos porcentuales y dijo que la alianza PRI-Verde podría obtener entre 274 y 304 asientos en la Cámara baja de 500 miembros, y entre 66 y 73 senadores de los 128 legisladores de la Cámara alta.

Las tres encuestas publicadas este miércoles se realizaron esta semana y tuvieron un margen de error de entre +/- 2.5 y +/- 2.9 puntos porcentuales.