Washington. El Pentágono instó este lunes a organizaciones periodísticas a no publicar documentos clasificados que serán develados por WikiLeaks, mientras las autoridades estadounidenses se preparan para una filtración masiva de archivos de la guerra en Irak.

WikiLeaks, que en julio divulgó unos 70.000 documentos estadounidenses de la guerra en Afganistán, publicaría pronto en su sitio web hasta 500.000 documentos estadounidenses clasificados filtrados correspondientes a la guerra en Irak.

El gobierno de Estados Unidos condenó en julio la publicación de los documentos filtrados, que pintó un sombrío cuadro de la guerra en Afganistán que comenzó en 2001.

El portavoz del Pentágono, el coronel David Lapan, dijo que las fuerzas armadas estadounidenses están exhortando "terminantemente" a WikiLeaks a "devolver los documentos robados al gobierno de Estados Unidos y (...) a no publicarlos". Lapan también hizo un llamado a los medios.

"Las organizaciones periodísticas deberían ser advertidas para no facilitar el filtrado de documentos clasificados por medio de esta organización de dudosa reputación conocida como WikiLeaks", dijo Lapan.

"La preocupación es porque WikiLeaks como organización no debería ganar credibilidad a través de organizaciones periodísticas creíbles que le facilitan lo que están haciendo", señaló el funcionario.

Los comentarios del Pentágono se conocen el mismo día en el que Suecia anunció que le negó un permiso de trabajo y residencia a Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

WikiLeaks publicó en Twitter una respuesta a última hora del lunes, diciendo: "en lugar de disculparse por engañar a la prensa, el Pentágono trata de intimidarla para que no informe".

También publicó por el mismo medio un enlace a una primera versión de esta historia.

Assange ha estado estableciendo una base de operaciones en Suecia con el fin de beneficiarse de las estrictas leyes de protección al periodismo en el país escandinavo. También está siendo investigado por acusaciones de violación en ese país, cargo que él ha negado.

Assange, que es ciudadano australiano, puede apelar la decisión del gobierno sueco en las próximas tres semanas.

En el Pentágono, Lapan dijo que él no estaba sugiriendo a las organizaciones periodísticas que ignoraran los documentos filtrados, pero cuestionó que se le otorgue "una capa de legitimidad a WikiLeaks" publicando los originales.

"WikiLeaks como organización es irresponsable al tomar cientos de miles, potencialmente en este caso, al menos decenas de miles en casos anteriores, de documentos clasificados robados y publicarlos en la web", explicó Lapan.

Un equipo del Pentágono ya ha revisado los documentos que se cree WikiLeaks está por publicar, señaló Lapan. El equipo, de 120 personas, está preparado para actuar rápidamente una vez que los papeles sean publicados para verificar si son los mismos y evaluar el daño que podrían causar, agregó el militar.

Los documentos publicados por WikiLeaks en julio detallaban acusaciones de que las fuerzas estadounidenses buscaron cubrir las muertes de civiles, así como el temor de Estados Unidos de que Pakistán secretamente ayudó a combatientes talibanes a pesar de recibir miles de millones de dólares en asistencia estadounidense.