Washington. La corresponsal de CBS, Lara Logan, fue golpeada y ultrajada sexualmente por una multitud mientras cubría el ambiente que se vivió en la Plaza Tahrir de El Cairo el día de la renuncia del ex presidente egipcio Hosni Mubarak, dijo este martes la cadena estadounidense.

Logan, una periodista de 39 años nacida en Sudáfrica y ex corresponsal de guerra, viajó de regreso a Estados Unidos y se está recuperando en el hospital.

Ella fue una de las decenas de periodistas agredidas durante las tres semanas de protestas en Egipto, las que finalizaron el viernes con la caída del régimen de Mubarak.

CBS News dijo en un comunicado que Logan trabajaba para el programa "60 Minutes" del 11 de febrero cuando ella y su equipo "fueron rodeados por una multitud de más de 200 personas que se pusieron frenéticas".

"En el bullicio de la multitud, ella fue separada de su equipo. Ella fue rodeada y sufrió una brutal y sostenida agresión sexual, que incluyó golpes, antes de ser salvada por un grupo de mujeres y unos 20 soldados egipcios", dijo la CBS.

Logan se hizo un nombre como corresponsal de guerra de la cadena británica GMTV en el inicio de la guerra en Afganistán, que comenzó en 2001, y posteriormente informó sobre el conflicto bélico en Irak y sus violentas consecuencias. La periodista se unió a CBS News en 2002.

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), una organización que lucha contra los abusos a la prensa, dijo que al menos 52 periodistas fueron atacados y 76 fueron encarcelados durante los disturbios en Egipto, que llevaron a la dimisión de Mubarak tras 30 años en el poder.

Todos han sido liberados, dijo el organismo.

Ahmad Mohamed Mahmoud, un periodista del diario egipcio Al-Ta'awun, murió mientras grababa enfrentamientos cerca de la Plaza Tahrir, dijo la CPJ.

"El antiguo régimen de Egipto orquestó una feroz campaña para evitar la difusión de la noticia de este movimiento por el cambio", dijo Paul Steiger, miembro del comité directivo del organismo y ex editor gerente del The Wall Street Journal.

Steiger habló en una conferencia de prensa para discutir el informe anual de la agrupación, que examinó las condiciones de trabajo de los periodistas en más de 100 países, y dijo que 44 periodistas murieron y 145 fueron encarcelados en 2010.

El número de muertes marcó un fuerte descenso desde los 71 registrados en 2009. La alta cifra de ese año surgió tras una masacre en Filipinas en la que por lo menos 34 periodistas murieron, en el más mortífero suceso para periodistas de la historia.

Pakistán fue el país más peligroso para los periodistas en 2010, con ocho muertos, seguido por Irak con cinco. Indonesia, México y Honduras le siguen con tres periodistas muertos cada uno.