La Habana. Un periodista estadounidense a quien Fidel Castro declaró que el sistema cubano ya no sirve dijo este lunes estar "sorprendido" de que el líder cubano reclame ahora haber sido malinterpretado.

Castro dijo este viernes que su comentario a Jeffrey Goldberg, de la revista The Atlantic Monthly, significaba en realidad que es el capitalismo el sistema que no sirve.

"No sé cómo uno puede interpretar la cita 'El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros' como lo opuesto", dijo Goldberg en una conferencia telefónica con periodistas organizada por el Council on Foreign Relations, un centro de estudios en Washington.

"Me sorprendió el discurso en el que (Castro) dijo haber sido malinterpretado, no sólo porque ha dicho cosas parecidas antes, sino porque la realidad subyacente en Cuba muestra que el modelo cubano no funciona y es por eso que están comenzando un experimento de privatización a gran escala", añadió.

La respuesta de Fidel Castro cuando Goldberg le preguntó si todavía valía la pena exportar el modelo cubano fue tomada por muchos como una admisión de que el sistema socialista que él montó y mantuvo durante el medio siglo que gobernó Cuba fue un fracaso.
Fidel Castro dijo el viernes que sus palabras fueron tomadas "al pie de la letra" y significaban "exactamente lo contrario".

La polémica llega en medio de un proceso de tímidas reformas emprendido por el presidente Raúl Castro, quien sucedió hace cuatro años a su convaleciente hermano Fidel con el desafío de resucitar la economía de Cuba sin descarrilarla del socialismo.

El Gobierno cubano anunció el lunes el drástico recorte de 500.000 empleos públicos en los próximos seis meses y dijo que permitirá que muchos de los trabajadores excedentes monten pequeños negocios privados, el paso hasta ahora más audaz de Raúl Castro.

Fidel Castro, de 84 años, irrumpió recientemente en la vida política tras cuatro años de aislamiento por una enfermedad que lo apartó del poder.

Y aunque parece concentrado en alertar al mundo sobre su teoría de una inminente guerra nuclear, algunos creen que su recuperación podría frenar las reformas esbozadas por Raúl.

Pero Julia Sweig, una analista del Council on Foreign Relations que acompañó a Goldberg en su visita a La Habana, dijo este lunes que tras conversar con Fidel Castro y otros funcionarios, no percibe contradicciones entre ambos.

"Él no está bloqueando los esfuerzos de su hermano. De muchas maneras, los temas en los que no se involucra y las cosas de las que no habla señalan que aprueba el camino implementado por su hermano", dijo en la conferencia telefónica con Goldberg.

"Él tiene 84 años, estuvo muy, muy enfermo, y parece estar abriendo un nuevo capítulo de su vida en el que no se involucra en el gobierno día a día como antes", añadió.