La Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) abrió procedimiento disciplinario a dos jueces penales de investigación preparatoria de Chimbote, por presuntas evidencias de haber vulnerado el deber de impartir justicia de acuerdo con el debido proceso, al declarar fundados los hábeas corpus solicitados por Ludith Orellana Rengifo.

Esto permitió que la hermana de Rodolfo Orellana y segunda en importancia en la red de corrupción que habría liderado el detenido empresario, fuese excluida de una investigación fiscal y un proceso penal.

Uno de los magistrados investigados es Abel Ever Gutiérrez Aponte, en su actuación como juez del Primer Juzgado Penal de Investigación Preparatoria de Chimbote. Este magistrado no habría motivado la resolución con la cual excluyó a la procesada de la investigación que inició la fiscal superior adjunta titular de la Segunda Fiscalía Superior Especializada contra la Criminalidad Organizada de Lima, Rosa Flores Chávez, por lavado de activos.

El otro juez es Juan Leoncio Matta Paredes, quien como titular del Segundo Juzgado Penal de Investigación Preparatoria de Chimbote excluyó a Orellana del proceso que inició el magistrado Isaías Sánchez Ramos, del Juzgado Mixto de Lurín, por los delitos contra el patrimonio y usurpación agravada, en agravio de Dora Ovalle Díaz, y contra la libertad-secuestro agravado, en agravio de Miguel Escalante Alarcón y otros.