Lima. El ex mandatario Alejandro Toledo ratificó su liderazgo en la carrera presidencial de Perú y disputaría un balotaje con la legisladora Keiko Fujimori, quedando desplazado un ex alcalde favorito por largo tiempo, mostró un sondeo de la principal encuestadora del país.

Toledo mantuvo la posta al avanzar al 28% de las preferencias de los votantes, frente a 27% anterior, lo cual le garantizaría un pase a la segunda vuelta del que sería uno de los comicios más reñidos de la historia peruana, según la más reciente encuesta de Ipsos Apoyo.

El ex mandatario (2001-2006) es bien visto por el empresariado en Perú y durante su primer gobierno impulsó los principales tratados de libre comercio suscritos por el país sudamericano.

Toledo ha escalado en las encuestas pese a que finalizó su anterior gobierno con una aprobación de un dígito y fuertes críticas a su vida personal.

Recientemente mostró posturas progresistas en temas como el aborto y las drogas que le valieron fuertes críticas, pero que según analistas no han socavado su aspiración presidencial.

El previsto balotaje sería disputado con Fujimori -hija del apresado ex presidente Alberto Fujimori-, quien permaneció en el segundo lugar con un estable 22% de las intenciones de voto, mostró el sondeo divulgado en la noche del domingo en el programa de televisión Cuarto Poder.

Fujimori goza de una sólida base de apoyo en sectores rurales que recuerdan cómo Alberto Fujimori estabilizó la economía y combatió la guerrilla izquierdista que asoló Perú.

Pero al mismo tiempo también arrastra la cruz de la condena de su padre a 25 años de prisión por abusos a los derechos humanos cometidos durante su Gobierno, que culminó en medio de un escándalo de corrupción y una renuncia vía fax.

Desplazado en el tercer puesto figuró el ex alcalde de Lima Luis Castañeda con 18%, frente a 19% que tuvo en el anterior sondeo a nivel nacional urbano-rural de Ipsos Apoyo.

Analistas consideran que la campaña de Castañeda, quien gozaba de gran popularidad durante su gestión municipal pero se ha ganado el calificativo de "el mudo", ha sido débil.

Escenario en balotaje. Según los principales sondeos, ninguno de los tres aspirantes -bien acogidos por el mercado ya que se considera mantendrían la línea económica en uno de los países que más crece en el mundo- superaría en el comicio del 10 de abril el 50% de votos necesario para evitar un balotaje el 5 de junio.

Y en segunda vuelta, Toledo vencería a Fujimori con 48% contra 36%, pero se le dificultaría el panorama si es que Castañeda pasa a la final, debido a que empatarían con 42%, según Ipsos Apoyo.

"Si (Toledo) pasa como parece a la segunda vuelta, el rival que podría hacerle peligrar el triunfo es Castañeda, hay un empate clarísimo en esta encuesta", dijo Alfredo Torres, director de Ipsos Apoyo, al programa Cuarto Poder.

"Eso ocurre porque los fujimoristas se inclinarían más por Castañeda, lo que no ocurre en el escenario de que Keiko (Fujimori) pase a la segunda vuelta con Toledo, los de Castañeda se dispersan entre ambos", explicó.

En tanto, en el cuarto lugar del sondeo permaneció -aunque reflejando un repunte en las intenciones de voto al igual que en otras encuestas- el candidato nacionalista Ollanta Humala con 12%, frente a 10% anterior.

Humala asustó a inversores cuando casi gana los comicios de 2006 con propuestas de nacionalizar sectores estratégicos como el gasífero y fue apoyado por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Ahora, el militar retirado ha moderado su discurso pero sin convencer plenamente al empresariado, según analistas.

La encuesta de Ipsos Apoyo fue realizada del 5 al 11 de febrero y tiene un margen de error de +/- 2,8%.