La denuncia sobre espionaje de tres marinos peruanos a favor de Chile puede “alargar” el envío de las nuevas coordenadas del límite marítimo bilateral a la Secretaría General de las Naciones Unidas y al tribunal de La Haya, opinó el embajador peruano, Hugo de Zela.

En declaraciones a la Agencia Andina, detalló que aún está pendiente la realización en Lima de la reunión 2+2 entre los ministros de Defensa y cancilleres de ambos países para firmar el acta en la que constarán estas nuevas coordenadas, antes de su envío a las dos referidas instancias.

La cita del 2+2 se iba a realizar meses atrás, pero desde Chile se pidió postergarla para una fecha aún por definir, porque su canciller debía afrontar otros compromisos, refirió De Zela, al estimar que esta reunión podría demorar en concretarse tras estas denuncias de espionaje.

El embajador De Zela, quien integró la comisión consultiva de la Cancillería para el proceso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, reseñó que las coordenadas “ya están totalmente preparadas porque las marinas de ambos países cumplieron con hacerlo”.

“Tras darse a conocer la sentencia, ambos países empezaron a darle cumplimiento, designando a las misiones de sus respectivas marinas para fijar las coordenadas correspondientes”, subrayó.

De igual manera, las dos partes están obligadas a “adaptar cualquier disposición legal que tengan y que se oponga al fallo”.

Este trámite lo podrán realizar ambos países mediante sus respectivos Congresos, refirió.