Lima. Un militar murió y otros seis resultaron heridos tras un enfrentamiento con presuntos rebeldes del Sendero Luminoso, el segundo choque en la semana del ejército que combate a la guerrilla y el narcotráfico en la selva del país, informó este miércoles la fuerza.

El enfrentamiento se produjo el martes, luego de que una patrulla del ejército incautó equipos de comunicación, municiones para fusiles y medicinas en una localidad de la región de Junín, en el centro del país, precisó un comunicado del comando conjunto de las Fuerzas Armadas.

La víctima falleció en la mañana de este miércoles "por la gravedad de las heridas" en el marco de las operaciones militares contra los remanentes de Sendero Luminoso, grupo guerrillero que tuvo su apogeo en las décadas de 1980 y 1990.

Hace dos días, en otra zona del centro de Perú donde se produce la mayor cantidad de hoja de coca y cocaína en el país, otros tres soldados resultaron heridos tras una emboscada de los rebeldes, que actúan en alianza con el narcotráfico.

Los soldados brindaban protección a trabajadores de una entidad estatal encargada de erradicar el cultivo ilegal de hoja de coca, mayormente ubicada en zonas pobres y donde esa actividad es el principal medio de vida de los campesinos.

En noviembre, dos militares fallecieron al pisar una mina casera fabricada por los rebeldes en Junín y dos presuntos guerrilleros de Sendero Luminoso murieron tras una fuerte choque con soldados en otra zona selvática del país.

Para evitar un rebrote de la violencia, el ejército y la policía han reforzado en los últimos meses una ofensiva lanzada hace casi dos años por el gobierno del presidente Alan García en zonas donde operan los remanentes rebeldes.

Analistas afirman que los ataques o emboscadas de los rebeldes aumentarán en los próximos meses, a medida de que se acercan las elecciones presidenciales de abril de 2011.

Desde que se inició esta ofensiva han muerto más de 50 militares y policías en enfrentamientos o ataques de Sendero Luminoso, según datos oficiales.

El país sudamericano enfrentó durante dos décadas una sangrienta lucha contra Sendero Luminoso en la que murieron o desaparecieron unas 69.000 personas, según cifras oficiales.

Durante su apogeo, Sendero Luminoso -que inició su lucha armada en mayo de 1980- empuñaba una ideología maoísta y buscaba instaurar un Estado comunista en Perú. Ahora se ha convertido en protector del narcotráfico, según la policía.