Perú confía en que el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) sobre el caso de la Operación Chavín de Huántar “será positivo en cuanto a los intereses peruanos”, señaló el representante del Estado ante esa instancia, Juan Jiménez.

Aseguró que el Estado peruano ha hecho los máximos esfuerzos para defender al país y a su posición jurídica y fáctica en este proceso por las supuestas ejecuciones extrajudiciales contra los emerretistas que, a inicios de los 90, tomaron la residencia del embajador japonés en Lima.

Informó que esta semana el referido tribunal supranacional iniciará su periodo ordinario de sesiones, por lo que estimó que se contará con una resolución respecto al tema “probablemente a fines de este mes o del siguiente”.

Los miembros de la corte revisarán el borrador de la sentencia en ese lapso, refirió Jiménez, en entrevista con "RPP", desde Washington.

Cabe recordar que la Operación Chavín de Huántar se realizó el 22 de abril de 1997, a fin de liberar a las personas retenidas contra su voluntad en la residencia del entonces embajador de Japón en Lima (Morihisa Aoki), por miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

Una organización que defiende a los familiares de los terroristas que murieron durante la operación llevó el caso al referido tribunal internacional, argumentando que hubo ejecuciones extrajudiciales como en el caso del emerretista "Tito".

En diciembre del 2011, el caso del rescate de los rehenes del MRTA en la residencia del embajador pasó a la corte, luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitiera un informe de fondo desfavorable al Perú.

Al respecto, Jiménez Mayor dijo que “en ese momento la defensa no fue del todo acertada”, razón por la cual “tendrán que responder las personas que intervinieron”.

La posición peruana es que “no hubo ninguna ejecución extrajudicial, y que se actuó de manera correcta por parte de los comandos en la operación de rescate”, señaló el representante peruano en Washington.