Lima. Los peruanos tendrán que acudir dos veces a las urnas, la primera en abril y la segunda en junio, para definir quién será el nuevo presidente de Perú debido a que, según las principales encuestadoras, ningún candidato lograría el 50% necesario para ganar sin un balotaje.

A menos de un mes para la elección del 10 de abril, la pelea por disputar un balotaje con el ex presidente Alejandro Toledo -el único que según los sondeos tiene casi seguro el pase a la segunda vuelta- arreció con un ascenso de candidatos que estaban rezagados.

Dos sondeos mostraron el fin de semana un retroceso en la intención de voto de los tres favoritos: Toledo, la legisladora Keiko Fujimori y el ex alcalde capitalino Luis Castañeda.

Paralelamente registraron un importante avance del líder nacionalista Ollanta Humala y un despegue considerable del ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, apodado PPK.

Esto ha dibujado un nuevo panorama en el que Humala podría colarse en el balotaje, al igual que PPK, aunque para ello éste último deberá apretar el paso y seguir repuntando con fuerza.

Y como todo apunta a que los candidatos tendrán que enfilar sus cañones a la segunda vuelta del 5 de junio, a continuación los escenarios probables según los últimos sondeos:

Balotaje entre Toledo y Fujimori. Un escenario en que Toledo, quien gobernó a Perú entre el 2001 y el 2006, saldría victorioso holgadamente con un 49% según el más reciente sondeo de la Universidad Católica.

Keiko Fujimori obtendría el 33% de los votos, de acuerdo a la encuesta.

Pese a que mantiene el liderazgo de los sondeos, el ex mandatario ha retrocedido en los últimos sondeos de Ipsos Apoyo y la Católica. Para apuntalar su campaña, Toledo dijo que concentrará sus actividades en Lima, que congrega una tercera parte del electorado peruano.

Tras un primer gobierno plagado de fuertes críticas a su vida personal, en esta campaña Toledo ha hecho hincapié en que durante su mandato impulsó la creación de pactos comerciales e inició el ágil crecimiento de la economía local.

Keiko Fujimori, por su parte, cuenta con una férrea base de apoyo de quienes recuerdan la dura lucha de su padre contra la guerrilla que asoló al país y en contra de una crisis económica.

Pero al mismo tiempo le juega en contra el hecho de que su padre, quien gobernó a Perú con mano dura fue condenado a 25 años de prisión por los abusos a los derechos humanos cometidos durante su mandato.

Un factor que beneficiaría a Fujimori en los comicios es que es la única candidata que cuenta con un llamado voto oculto que supera el margen de error de las encuestas. En el sondeo de Ipsos, por ejemplo, trepó 3 puntos en un simulacro de votación.

Balotaje entre Toledo y Castañeda. Un escenario que complicaría la aspiración presidencial de Toledo, pues en una eventual segunda vuelta habría un empate técnico con Castañeda: 43% para el primero y 42% para el segundo según la encuesta de la Católica.

El ex alcalde de Lima lideró por meses las encuestas apoyado en la alta popularidad lograda durante su gestión municipal, pero una campaña presidencial catalogada como débil por analistas ha minado sus probabilidades de lograr el sillón presidencial.

Pese a que Castañeda mantuvo su tercer lugar en los recientes sondeos de Ipsos Apoyo y la Universidad Católica, el ascenso del nacionalista Humala puso en peligro esa posición.

Una auditoría a su gestión capitalina divulgada en la víspera -en la que la actual alcaldesa, Susana Villarán dijo que hallaron irregularidades y una sobrevaloración en los costos de obras- podría golpearlo más, según analistas.

Castañeda, además, es poco conocido en las regiones rurales del país, donde gozan de mayor popularidad otros candidatos como Toledo, Fujimori y Humala.

Toledo, por su parte, ha puesto en marcha una contundente campaña en el país en la que -montado en su "Cholobus"- también ha apelado a la inclusión social en un país donde un 35% de la población todavía vive en la pobreza.

Balotaje entre Toledo y Humala.  Un escenario que le facilitaría a Toledo ganar el balotaje, pues obtendría un 53% de los votos frente al 26% de Humala, según la encuesta de la Católica.

Tras meses estancado, Humala ha subido sostenidamente en las encuestas en el último mes, aunque sigue en el cuarto lugar.

Humala asustó a los inversores en la elección del 2006, que perdió frente al presidente Alan García, con sus propuestas de nacionalizar sectores clave como el gasífero.

En esta contienda ha moderado su discurso, según analistas, aunque ha dicho que en un eventual gobierno suyo gravará las sobreganancias en el sector minero clave para Perú, un importante proveedor mundial de metales como el cobre.