Lima (Andina). La Comisión de Educación del Congreso conformará una subcomisión especial para evaluar el proyecto del Ejecutivo que propone eliminar los beneficios tributarios a favor de las universidades privadas, informó su presidente, el legislador Rennan Espinoza.

Precisó que ha solicitado al Consejo Directivo del Parlamento que remita esa propuesta para el análisis de su grupo de trabajo, ya que se requiere estudiar el impacto que ha tenido convertir la educación en una actividad de lucro.

“Es necesario poner en conocimiento del país el aprovechamiento indebido de un beneficio (tributario) que caducó en 1999 porque las universidades privadas (con fines de lucro) no pagan impuesto a la renta en la actualidad y han hecho de la educación un lucro”, manifestó.

Consideró importante hacer un análisis financiero y legal de esta iniciativa, ya que el país dejó de recaudar unos 150 millones de soles (más de US$54 millones).

Además, señaló que las universidades beneficiarias no cumplieron con reinvertir los recursos generados por estos beneficios en impulsar proyectos educativos para mejorar la enseñanza de nivel superior.

Indicó que el subgrupo de trabajo no solo discutirá la mencionada propuesta sino todas las relacionadas a la educación superior universitaria.

Recomendó, en ese sentido, que los legisladores vinculados a universidades con fines de lucro se inhiban de participar en el debate del proyecto para derogar los beneficios tributarios a estas casas de estudio.

Según dijo, la discusión de la derogación de esos beneficios tributarios con la participación de esos parlamentarios representaría un claro de ejemplo de “conflicto de intereses” porque algunos son propietarios de universidades, mientras que otros son docentes.

Por ejemplo, mencionó que en la Comisión de Educación hay parlamentarios dueños de universidades privadas con fines de lucro.

Se trata de Richard Acuña Núñez, gerente general de la Universidad César Vallejo y como tío suyo también se encuentra el congresista Virgilio Acuña Peralta, hermano del dueño de esa universidad, César Acuña Peralta, según manifestó.