Lima. El presidente Ollanta Humala declaró este miércoles en emergencia la zona afectada por deslaves al este de la capital de Perú, luego de intensas lluvias que han dejado ocho muertos y bloqueado la principal vía que une Lima con el centro del país.

La emergencia permitirá a Humala ejecutar medidas de excepción para rehabilitar el distrito de Lurigancho Chosica invadido por piedras y lodo, mientras los alimentos y agua potable comenzaron a escasear en la zona, dijeron autoridades.

Humala viajó a la medianoche a la zona y permaneció algunas horas para supervisar las labores de ayuda debido a que los deslizamientos han interrumpido el tránsito desde el lunes en la carretera que abastece de alimentos e insumos a la ciudad.

Maquinaria removía los escombros para despejar las calles donde permanecían algunos vehículos bajo tierra y brigadas de rescate aún buscaban más víctimas ante el reporte que aún hay seis personas desaparecidas, mostraron imágenes de televisión.

"Habíamos estimado que el despeje de la vía demoraría siete días, pero podrían ser menos", dijo en la zona a periodistas el ministro de Transporte y Comunicaciones José Gallardo.

Varias zonas de Perú, principalmente en los Andes y la Selva, soportan fuertes lluvias de temporada que han dejado en lo que va del año 28 muertos, cinco desaparecidos y 1.245 viviendas colapsadas, según el Instituto de Defensa Civil.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi) informó de la posibilidad de que un evento asociado al fenómeno climático de El Niño se presente en el país a partir de mayo, aunque con intensidad débil o moderada.

El director de meteorología del Senamhi, Luis Alfaro, dijo que este evento se manifestaría con una mayor sensación de calor en otoño, porque la temperatura del mar frente a la costa de Perú aumentó en cuatro grados por encima de su nivel normal.

"Pero no se registrarán intensas lluvias porque la temporada de precipitaciones acabaría en abril", afirmó.

El fenómeno climático de El Niño provoca un incremento de las lluvias en algunas zonas y sequías en otras, afectando de manera diferente la producción de los países.

En el caso de Perú, el mayor productor mundial de harina y aceite de pescado, el principal impacto es el alejamiento de la anchoveta por el aumento de la temperatura del mar; además afecta los cultivos de café y a algunos de productos de agroexportación.