El defensor del Pueblo (e), Eduardo Vega, pidió al Poder Judicial y las instituciones pertinentes, que se haga justicia a los tres fallecidos durante los disturbios contra el proyecto minero Tía María, en Arequipa.

“En general, lo que ha ocurrido semanas atrás en Islay fue realmente deleznable, hubieron más de 300 heridos y tres fallecidos, y efectivamente lo que tiene que ocurrir ahí es justicia para todos estos casos”, subrayó.

En ese sentido, coincidió en el pedido que hiciera más temprano el ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe, quien solicitó justicia para el suboficial Brigadier PNP Alberto Herny Vásquez Durand, quien falleció tras recibir un golpe mortal en la cabeza, cuando trataba despejar una vía bloqueada por manifestantes.

“Las investigaciones tienen que ser mucho más rápidas, hubieron dos civiles y un policía fallecidos, y eso requiere ser investigado”, enfatizó el defensor del Pueblo.

Refirió que normalmente cuando ocurren estos hechos, “no se investigan o no conocemos los resultados de las mismas", por ello es importante que estas se realicen.

“No puede ser que en nuestra sociedad nos acostumbremos a tanto nivel de violencia, hubieron más de 300 heridos, pero quiero señalar que 190 de ellos eran policías y otros 100 eran ciudadanos”, subrayó.

El defensor del Pueblo señaló que el país no puede asumir como algo normal la violencia de esa magnitud, y por ello se adoptaron medidas para detener el desorden en esa región.

Señaló que la Defensoría del Pueblo está monitoreando de manera permanente la situación en la provincia de Islay. Con ese propósito un equipo viajará nuevamente mañana a observar los distritos más importantes de esa provincia, como Cocachacra.

“Hemos recibido un pedido puntual de la gobernadora de Arequipa para estar muy atentos a esto, y ver que efectivamente se restablezcan con normalidad las actividades en esta parte del país”, puntualizó.