Perú y Chile recuperarán sus relaciones bilaterales con el reinicio de citas ministeriales paralizadas desde hace casi dos años debido al litigio por un diferendo en sus límites marítimos, dijo este lunes el canciller peruano, José García Belaunde.

La autoridad se refirió a la cita del presidente García con su colega Piñera, lo que a su juicio demuestra que las relaciones entre Perú y Chile van más allá del litigio en la corte de La Haya.

"Para usar las palabras del presidente Piñera, se descongelan las relaciones. Es decir, acá existe un diferendo, que es el diferendo marítimo, que está en La Haya (...) y eso marcha encapsulado", agregó el canciller peruano.

La reanudación de las citas ministeriales, por ahora sin fecha, se producirá luego del encuentro de los presidentes peruano, Alan García, y chileno, Sebastián Piñera, en España, durante la cumbre de líderes de Europa y América Latina.

En la cita, el mandatario García le propuso a Piñera visitar Lima, lo que fue aceptado por el presidente chileno, dijo el canciller peruano, José Antonio García Belaunde.

"Hay un conjunto de intereses comunes, de tipo económico, comercial, político, fronterizo, cultural, migratorio, etc, que tenemos que seguir trabajando por el bien de nuestros pueblos", afirmó en una entrevista con la radio local RPP.

"Entonces, vamos a recuperar la efectividad y la dinámica de varios mecanismos bilaterales que tenemos, que van desde consejo de ministros de asuntos sociales hasta el 2+2, sin fecha; simplemente hemos decidido que eso va a activarse", afirmó el canciller desde España a la radio local.

Las llamadas citas de 2+2 son encuentros de cancilleres y ministros de Defensa de Perú y Chile, las cuales fueron suspendidas luego de que el Gobierno de Lima presentó la demanda de límites a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Perú busca con la demanda delimitar la frontera marítima bilateral, algo que Chile afirma es un caso cerrado desde hace más de medio siglo cuando ambos países suscribieron dos acuerdos que Lima considera como pactos pesqueros.

El Gobierno de Lima sostiene que esos acuerdos sólo fueron convenios para fijar la actividad pesquera en la frontera y reclama que el límite marítimo debería considerar una línea equidistante entre ambos países.