La representante de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Christiana Figueres, destacó el liderazgo político del Perú en las negociaciones diplomáticas para garantizar el éxito de la COP20, celebrada en Lima.

Explicó que entre las tareas del Perú en la presidencia de la COP20 figura trabajar con el gobierno de Francia para que los resultados de Lima conduzcan a que la cita de París, prevista para el próximo año, sea un verdadero éxito.

“Como país en desarrollo clave, el Perú también puede tener el valioso papel de crear puentes y ser intermediario entre los países desarrollados y en desarrollo, especialmente en América Latina”, expresó, en entrevista concedida al Diario Oficial El Peruano.

Destacó que el gobierno del Perú y, en particular el ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, ha jugado, en ese sentido, un papel clave de liderazgo político a lo largo de todo el año, inyectando una dirección y actitud positiva.

Para Figueres, ello significa que el Perú tiene un rol crucial en las negociaciones diplomáticas que ayudan a desbloquear temas que pudieran estar atascados, superar los obstáculos en el camino, proporcionando orientación a los países.

“Sin duda, vemos al Perú, a su presidente Ollanta Humala y al titular del Ambiente como verdaderos socios y aliados en esta importante tarea”, subrayó al funcionaria de las Naciones Unidas.

En ese sentido, consideró que hay mucha expectativa por la COP20 de Lima porque los gobiernos trabajan para lograr un nuevo acuerdo climático universal significativo en París, en diciembre del año 2015.

“En Lima esperamos que las naciones logren un borrador del acuerdo, que sea equilibrado, bien estructurado y coherente”, comentó, al expresar que ello constituye todo un desafío.

Después de Lima, apuntó, los gobiernos se reunirán nuevamente en febrero para avanzar en el borrador del acuerdo que se logre en Perú, y que el texto pueda ser distribuido a los gabinetes en mayo.

El primer trimestre de 2015 es el plazo previsto para que se presenten las contribuciones ambientales de cada país.

Más adelante, Figueres resaltó la “firme determinación” del Perú por sacar adelante una agenda baja en carbono.

“Hay iniciativas en marcha a las que se suman nuevos acuerdos de colaboración con otros gobiernos, como Alemania y Noruega, para conservar los bosques, anunciado durante la Cumbre del Clima del secretario general de la ONU en setiembre, lo cual refleja un compromiso real”, dijo.

Añadió que son destacables los esfuerzos del Perú por desarrollar una industria turística sostenible y de nivel internacional, además de trabajar intensamente para desarrollar el comercio basado en los frutos de la biodiversidad.

“Eso demuestra que el Perú ha visto en el medioambiente una vía para superar la pobreza, generar crecimiento y empleo, estimular el comercio y ofrecer incentivos para reducir su huella de carbono”, subrayó la representante de la CMNUCC.