La Haya. Perú asistirá a la presentación de los alegatos orales que se harán ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en la demanda que ha presentado Bolivia contra Chile.

Según informa este sábado el diario El Comercio, el embajador peruano en La Haya, Carlos Herrera, irá el lunes al Palacio de La Paz, la sede de la CIJ, y desde Lima viajará el director de asesoría sobre asuntos del mar de la Cancillería, Guido Toro.

La CIJ convocó a Chile a presentar sus alegatos orales los días 4 y 7 de la próxima semana y a Bolivia, el 6 y 8, sobre el recurso que presentó Chile para objetar la competencia del tribunal internacional para juzgar la demanda boliviana.

Copia de la memoria. La demanda boliviana fue planteada en 2013 en busca de que la Corte de La Haya emita un fallo que obligue a Chile a negociar en firme y de buena fe la reclamación boliviana de obtener una reintegración soberana de la salida al Océano Pacífico, que perdió en 1879.

Después de que Bolivia formalizara esta demanda ante la Corte, Perú solicitó una copia de la memoria presentada por el demandante "a título informativo".

El Presidente de Perú, Ollanta Humala, remarcó en noviembre del año pasado que la posición de su país es que este tema es un asunto "bilateral y no trilateral".

Tratado de 1929. El argumento boliviano sostiene que varios Gobiernos chilenos ofrecieron oficialmente a Bolivia solucionar la controversia, pero nunca se concretaron las soluciones, una posición que Chile ha rechazado con el argumento de que los límites territoriales quedaron sellados en un tratado de 1904.

Sin embargo, el Tratado de Límites suscrito entre Perú y Chile en 1929 estipula que un eventual acuerdo entre Bolivia y Chile que implique una salida al mar por Arica deberá contar con la aprobación peruana, ya que esa ciudad formó parte de su territorio hasta la guerra que enfrentó a Perú y Bolivia con Chile a fines del siglo XIX.

La CIJ emitió en enero de 2014 una sentencia en la demanda por los límites marítimos que presentó Perú contra Chile en 2008 y determinó la incorporación de 50.000 kilómetros cuadrados del mar en controversia al territorio peruano