Lima (Andina). El ex presidente del Perú, Alan García Pérez, admitió este lunes haber sostenido reuniones con el directivo de la empresa Bussines Track (BTR), Elías Ponce Feijoo, durante la campaña electoral en 2006, y con el cuestionado empresario dominicano, Fortunato Canaán, en Palacio de Gobierno, ambos involucrados en actividades irregulares en Perú.

Durante sus declaraciones, en calidad de testigo, ante la sala judicial que procesa el caso de interceptación telefónica de BTR, García Pérez precisó que el entonces presidente regional del Callao, Alex Kouri, le recomendó una reunión con Ponce Feijoo, la cual se llegó a concretar y se prolongó por 25 minutos.

García dijo haber sostenido un encuentro con Ponce Feijoo porque supuestamente aseguraba tener información sobre una presunta “conspiración contra mi candidatura presidencial” en el 2006.

Ponce Freijoo, contralmirante en retiro de la Marina y ex gerente general de BTR, es uno de los principales involucrado en una organización criminal que se dedicaba a la interceptación telefónica y habría formado parte del sonado caso de los "petroaudios", según investigaciones periodísticas.

García Pérez, sin embargo, negó haber tenido relación o encargo contractual alguno con Ponce Feijoo y que lo escuchó como a muchas otras personas que decían tener información importante sobre el proceso electoral peruano.

A lo largo de su testimonio de más de tres horas, García Pérez calificó de decepcionante la información que Ponce Feijoo le brindó, por considerar que se basaban en notas periodísticas y de contenido meramente especulativo.

El ex mandatario aprista dijo que volvió a ver a Ponce Feijoo en una reunión que se realizó en Palacio de Gobierno y al que asistieron representantes del servicio de inteligencia, junto a miembros de la Comisión de Inteligencia del Congreso.

Reconoció haber firmado el ascenso de Ponce Feijoo, que se encontraba en situación de retiro, en octubre de 2006, por un pedido expreso del Ministerio de Defensa.

De otro lado, García Pérez recordó haber recibido en palacio de gobierno al empresario dominicano Fortunato Canaán, como “lo he hecho con más de 1.200 empresarios” para escuchar el interés de invertir en el Perú.

“Lo he conocido en una ocasión cuando se presentó como un empresario que construía hospitales y luego, varios meses después, en una segunda ocasión por otro tema que no tuvo ningún seguimiento”, detalló.

Explicó que el planteamiento arquitectónico de los hospitales que proponía Canaán fue rechazado por el entonces ministro de Salud, Carlos Vallejos.

Sostuvo, empero, desconocer que Canaán había sostenido una serie de reuniones previas con el entonces presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, hasta que “supe de ellas a través de un canal de televisión”.

“Esa misma noche, a las 11:00 pm, pedí la renuncia del entonces ministro de Energía y Minas y del presidente de Petroperú”, añadió García en el proceso oral.