El Estado peruano reclama el pago de US$1.145 millones a la dirigencia del grupo guerrillero Sendero Luminoso por concepto de reparación civil, informó el procurador Antiterrorismo de Perú, Milko Ruiz.

De acuerdo con Ruiz, la justicia peruana dictaminó el pago de este monto al líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y al resto de los 11 integrantes que comandaron las acciones de subversión durante la guerra interna.

Ruiz precisó, por intermedio de la agencia oficial de noticias Andina, que una parte de esta deuda en concepto de reparación civil ya fue cobrada de forma coactiva mediante acción judicial, embargando las propiedades de algunos dirigentes por un total de US$2,7 millones.

El procurador explicó que entre los altos dirigentes de la cúpula de este grupo rebelde se encuentran la esposa de Guzmán, y segunda en importancia en esta organización, Elena Iparraguirre.

Según Ruiz, hasta el momento las autoridades judiciales han decomisado seis propiedades a tres de los encausados, debido a que estas personas no pagaron de forma voluntaria las reparaciones.

Sin embargo, el funcionario reconoció que pese a ser difícil establecer una suma exacta, la sentencia establecida para este caso ha fijado un monto proporcional a los perjuicios provocados por las acciones armadas durante la guerra interna en este país.

La justicia peruana dictaminó el 13 de octubre de 2006 la sentencia en contra de los dirigentes senderistas, al determinar el monto correspondiente a la reparación civil para resarcir los efectos de la violencia armada.

De acuerdo con la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), durante la guerra interna en Perú murieron unas 70.000 personas, en su mayoría indígenas quechua, y quedaron unos 15.000 desaparecidos.