Pasar al contenido principal
Perú: fuerte rechazo a una nueva huelga antiminera en Cajamarca
Lunes, Agosto 6, 2012 - 11:04

El anuncio, que provocó rechazo tanto en el oficialismo como en varios sectores de oposición, se produjo casi al mismo tiempo que el gobierno admitía la posibilidad de levantar el estado de emergencia que había prorrogado el viernes.

El gobierno y gran parte de la oposición de Perú criticaron duramente este domingo la convocatoria a una nueva huelga en el departamento norteño Cajamarca, hecha por uno de los líderes de la prolongada protesta antiminera pero relativizada por otro, mientras se desarrolla una mediación y cuando está vigente el estado de sitio en la zona.

El anuncio, que provocó rechazo tanto en el oficialismo como en varios sectores de oposición, se produjo casi al mismo tiempo que el gobierno admitía la posibilidad de levantar el estado de emergencia -que prorrogó el viernes- a cambio de un compromiso de que no se repitan episodios violentos en la región.

“Tenemos ya un plan y para el 21 y el 22 de agosto hay un paro de 48 horas a nivel regional”, indicó el líder del Frente de Defensa de los Intereses de la Región de Cajamarca, Idelso Hernández.

El dirigente dio por concluida la mediación que estaban llevando a cabo el obispo Miguel Cabrejos y el sacerdote Gastón Garatea, luego de que el gobierno prorrogara el viernes, por 30 días, el estado de emergencia (sitio) que rige desde el 3 de julio en Cajamarca, Celendín y Hualgayoc, tres provincias del departamento Cajamarca.

“Aquí, prácticamente el gobierno se burló de los ciudadanos; para nosotros es un caso cerrado”, dijo Hernández a la radio RPP.

Sin embargo, otro de los líderes de la protesta, Wilfredo Saavedra, advirtió que el paro anunciado por Hernández “no ha sido consensuado” sino que “es una iniciativa personal de él y no ha sido consultada al comando unitario de lucha”.

No obstante, Saavedra coincidió con Hernández y con el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, en que “los sacerdotes ya no tienen por qué llegar” a la región porque “están jugando a favor de la minera Yanacocha”, concesionaria del proyecto minero Conga, al que se oponen.

En las tres provincias cajamarquinas mencionadas se registraron al menos 15 muertos y un centenar de heridos en el contexto de dos prolongadas huelgas generales (una entre noviembre y diciembre de 2011, y la otra entre junio y julio pasados) en rechazo a Conga.

“El presidente del Consejo de Ministros (Juan Jiménez Mayor) ha hecho una exhortación al diálogo, a la que me sumo y confío que este diálogo se retome; dar una opinión política en este momento y polemizar no tiene sentido”, dijo el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, por televisión.

Pero la cautela del representante del Ejecutivo contrastó con la firmeza con que se pronunciaron contra la posibilidad del paro los jefes de cinco de las siete bancadas del Congreso unicameral, que agrupan a 111 (85,39%) de los 130 legisladores.

“Nosotros lamentamos esta actitud porque aquí se está abandonando el diálogo para hacer agitación, un acto de provocación, y eso no contribuye en nada a la paz social”, señaló el jefe del bloque de la coalición oficialista Gana Perú, Jaime Delgado, a la agencia noticiosa estatal Andina.

El líder del Grupo Parlamentario de Acción Popular (centrista), Víctor García Belaúnde, sostuvo que “frustrar el trabajo de dos distinguidos sacerdotes por la actitud de una sola autoridad regional es totalmente absurdo; ellos deben insistir en el diálogo y allí hay que respaldarlos”.

Por su lado, el vocero de la también centrista Alianza Parlamentaria, Mariano Portugal, afirmó que “Santos debe de reflexionar” y lo exhortó a “que piense en su pueblo, que sea tolerante y escuche a la población y a los facilitadores, porque su actitud está llevando al atraso económico y social de la región”, consignó el diario El Comercio.

Luis Iberico, de la igualmente centrista Alianza por el Gran Cambio, sostuvo que los conductores del reclamo “han aprovechado la prórroga del estado de emergencia para volver a las acciones violentistas, profundizar el problema social y sacar dividendos políticos”, y “buscan capitalizar su protesta con muertes”.

En tanto, el líder del Grupo Parlamentario Fujimorista (derechista), Héctor Becerril, opinó que el llamado al paro demuestra que los dirigentes de la protesta “nunca tuvieron la intención de dialogar” y agregó: “No puede ser que desde hace un año, Santos, (el ex sacerdote Marco) Arana y Saavedra tengan en jaque al gobierno e impongan la agenda del país”.

Autores

Télam