Lima. El nacionalista Ollanta Humala juró públicamente este jueves que respetará la democracia y la economía de mercado si es elegido presidente de Perú, en busca de recuperar adherencias luego de que las últimas encuestas lo colocan detrás de su rival, la conservadora Keiko Fujimori.

Humala, vestido con terno y corbata, hizo el juramento frente a numerosas intelectuales y profesionales del país y tras recibir a través de un video el apoyo a su candidatura del escritor y Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

"Juro ante Dios, ante la historia, ante mi pueblo, que cumpliré estas promesas y seré un presidente que sólo actúa, que sólo actuará, dentro del orden constitucional y del estado de derecho", afirmó el militar retirado, en una de sus últimas cartas de juego de cara al balotaje del 5 de junio.

En un intento por aplacar los resquemores en torno a su candidatura y mostrarse como un izquierdista moderado, Humala dijo además que garantizará la inversión y que cualquier cambio que haga para tener una mayor inclusión social no arriesgará el actual fuerte crecimiento económico del país.

"Juro ante Dios, ante la historia, ante mi pueblo, que cumpliré estas promesas y seré un presidente que sólo actúa, que sólo actuará, dentro del orden constitucional y del estado de derecho". Ollanta Humala.

Según un sondeo electoral difundido el jueves, Fujimori ganaría el balotaje con un 52,1% de votos, mientras que Humala lograría el 47,9%, según los datos de votos válidos de un simulacro realizado por Datum.

Aunque la diferencia entre ambos contendores es mayor al margen de error de +/- 2,8 puntos del estudio hecho a nivel nacional urbano-rural, sigue siendo pequeña en un país donde muchos votantes toman sus decisiones a último minuto.

Asimismo, el sondeo de Datum reflejó que el porcentaje de indecisos estaría en declive pese a ser aún alto, casi 13% desde cerca 20% semanas antes, lo que presagia que esos electores tendrían la última palabra el día del comicio para suceder al presidente Alan García, cuyo mandato de cinco años culmina a fines de julio.

En la encuesta de Datum con los votos emitidos, que incluye a los indecisos, la ventaja de Fujimori por sobre Humala se redujo a 3,6 puntos porcentuales, frente a los 5,8 puntos porcentuales más que tenía en el anterior sondeo.

Batalla por los indecisos. A casi dos semanas del balotaje, los candidatos luchan por seducir a los electores que no los apoyaron en la primera vuelta del 10 de abril, con promesas de ayudar al tercio de la población que es pobre y no goza de la actual bonanza económica, combatir la corrupción y respetar la democracia.

En esa línea, la estrategia de Humala -que incluye la moderación de su plan de gobierno-, pareciera no estarle dando resultados, aunque el juramento podría recién reflejarse en las próximas encuestas de intención de voto.

"Creo que este juramento y su plan de Gobierno rectificado deberían desvanecer todas las dudas que aún persisten en los que aún no han decidido su voto. Yo los exhorto a votar por Humala para defender la democracia en el Perú y evitar el escarnio de una nueva dictadura", dijo Vargas Llosa.

El escritor es un declarado opositor de Keiko Fujimori y de su padre, el ex presidente Alberto Alberto, con quien disputó y perdió las elecciones presidenciales de 1990.

La candidata Fujimori afirmó que, antes que el juramento hecho por Humala, en los comicios primará la credibilidad de él como persona y de su propuesta.

"Acá la pregunta es a quién le cree, ha presentado ya tres planes de Gobierno (...) ahora su hoja de ruta contradice su primer plan de Gobierno, creo que está perdiendo mucha credibilidad", dijo a periodistas la aspirante.

Los mercados financieros cerraron estables el jueves y operadores comentaron que la razón es que sigue liderando Fujimori, quien es bien recibida por los inversores que consideran que mantendría la política económica que ha hecho de Perú uno de los países con mayor crecimiento en el mundo.