Lima, Andina. El ministro de Relaciones Exteriores, José Antonio García Belaunde, afirmó este jueves que el Acuerdo de Intercambio de Notas de Límites Marítimos entre Perú y Ecuador es un “nuevo elemento” que será incorporado en el contencioso limítrofe con Chile ante el Tribunal de La Haya.

Agregó que el juicio en la Corte Internacional de Justicia, como cualquier contencioso, puede recibir nuevos elementos e incorporarse al proceso, luego que el gobierno peruano cumpla con ciertas formalidades.

“Sí se incluye, es un nuevo elemento. Cuando hay elementos nuevos en un juicio, se pueden incorporar al proceso, más allá de que haya concluido para el Perú la presentación de sus textos”, expresó.

En la víspera, el pleno del Congreso aprobó por unanimidad la resolución que ratifica el Acuerdo de Intercambio de Notas de Límites Marítimos firmado por los gobiernos de Perú y Ecuador, y el dictamen que adecua la Ley de Líneas de Base del Dominio Marítimo de Perú al acuerdo entre Perú y Ecuador sobre límites marítimos.

Al respecto, el canciller sostuvo que Perú ya cumplió con la formalidad de aprobar el Acuerdo en el Congreso, para luego intercambiar documentos con el Gobierno de Ecuador.

“Tal como señala el mismo acuerdo, vamos a ir a las Naciones Unidas a inscribirlo. Una vez que hayamos hecho eso, ya presentaremos en La Haya el documento”, indicó.

Apreciaciones sobre reacción de Chile. En declaraciones a RPP Noticias, el canciller de la República sostuvo también que las primeras expresiones de Chile, cuando Perú y Ecuador lograron el acuerdo, fueron “una reacción sin todos los elementos de juicio” que involucra el acuerdo bilateral.

“La primera reacción fue sin conocer el texto, a partir de algunas versiones periodísticas (…) Lo que ha hecho el Perú es establecer sus límites con Ecuador y refuerza su posición en el sentido de que los acuerdos de 1952 y de 1954 no son de límites”, explicó.

Para Chile, esos acuerdos tripartitos tendrían carácter limítrofe, pero Lima sustenta que el primero es un acuerdo sobre explotación y conservación de las riquezas marítimas del Pacífico Sur (1952), y el segundo un convenio sobre una zona especial fronteriza marítima (1954).

García Belaunde también desestimó que ahora se presente una reacción del gobierno chileno porque sus voceros, desde un principio, han cumplido con mantener “por cuerdas separadas” el contencioso jurídico y la relación bilateral en el campo económico y comercial.

“No faltará algún exaltado diputado por allí que diga algunas cosas, pero de parte del gobierno chileno creo que se va a mantener ese predicamento de hacer que la relación bilateral no sea alterada por el curso del proceso”, comentó.

Finalmente, el jefe de la diplomacia peruana se complació en que el acuerdo limítrofe entre Ecuador y Perú refleja “el alto nivel de inteligencia, integración, entendimiento y buena relación” desarrollado entre ambas naciones en los últimos cinco años.

Incluso resaltó que la firma de ese tratado descarta la posibilidad de tener a Ecuador como tercer interviniente en la Corte de La Haya.