Lima. La hija del ex presidente peruano Alberto Fujimori retrocedió levemente en la intención de voto dentro de la carrera para la elección presidencial de Perú de 2011, compartiendo el primer lugar con el alcalde capitalino, mostró este lunes un sondeo.

La contienda hacia el sillón presidencial sigue sumamente ajustada en momentos en que el balance de las preferencias podría cambiar ante el ascenso de otras posibles candidaturas y cuando sigue sin asomar un aspirante claro del oficialismo.

La legisladora conservadora Keiko Fujimori y el alcalde de Lima, Luis Castañeda, han disputado por meses el primer lugar de las preferencias para los comicios de abril de 2011.

Keiko Fujimori obtuvo 20% en el sondeo, dos puntos porcentuales menos que en la encuesta previa; mientras que Castañeda mantuvo su 20%, según la encuesta de Ipsos Apoyo publicada por el diario El Comercio.

De cara al comicio presidencial, Keiko Fujimori ha afirmado que mantendrá la senda del arrollador crecimiento de Perú y llevará el auge económico a los sectores más pobres.

Sin embargo, la legisladora no puede desprenderse de la sombra de su padre, quien fue condenado a 25 años de prisión por abusos a los derechos humanos durante su gobierno.

En el caso del pragmático alcalde de Lima, que congrega la mayor plaza electoral del país, denuncias de corrupción han mellado su popularidad en los últimos meses.

Peleado tercer lugar. El tercer lugar en las intenciones de voto también está sumamente peleado entre el ex presidente Alejandro Toledo y el líder nacionalista Ollanta Humala, quienes se pisan los talones con una diferencia de apenas 2 puntos porcentuales.

Toledo permaneció en el tercer lugar de las preferencias con 14% de las intenciones de voto.

Analistas consideran que, tras desbancar a Humala del tercer puesto, el ex mandatario seguiría avanzando en las próximas encuestas al restarle votos al alcalde Castañeda.

Humala, por su parte, mantuvo su 12% y cuarto lugar en las preferencias, mostró el sondeo.

El líder nacionalista inquietó a los inversores cuando casi gana la elección de 2006 -período en el que fue respaldado por el presidente venezolano, Hugo Chávez- con la promesa de dar un giro en la política pro mercado que ha alentado la fuerte expansión económica de Perú en los últimos años.

Ahora, Humala ha adoptado una postura más moderada al descartar que un eventual gobierno suyo sea "extremista" y afirmar que abriría las puertas a aquellas inversiones extranjeras que respeten a las comunidades y el medioambiente.

"En la presidencial todavía falta mucho camino por recorrer y lo que queda claro es que hasta el momento son esos cuatro (posibles) candidatos los que tienen más opción", dijo Alfredo Torres, presidente de Ipsos Apoyo.

Torres agregó que el panorama posiblemente cambie cuando comiencen a realizar la encuesta en zonas rurales.

El mandatario Alan García, cuyo partido el APRA no tiene un candidato claro para las elecciones, ha dicho que hará todo lo posible para evitar que un izquierdista llegue a la presidencia de Perú, país minero sudamericano al que ha llevado a una senda de crecimiento promedio de casi 7% en el último quinquenio.