Este miércoles se inicia en Trujillo el 58° Periodo Ordinario de Sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas de la Organización de Estados americanos (CICAD-OEA), con presencia de autoridades y delegados de 35 países del continente.

Dicho evento, conocido como la cumbre de zares antidrogas de la OEA, se llevará a cabo del 11 al 13 de noviembre en el Hotel Costa del Sol, donde habrá intercambios de experiencias, y reuniones plenarias y grupales que derivarán en acuerdos sobre la materia.

Por parte del Perú participarán de este encuentro el presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Alberto Otárola; así como el representante del Perú ante la OEA, Juan Jiménez Mayor.

En el marco de esta cita, el Perú asumirá la presidencia de la CICAD-OEA, con lo cual liderará los esfuerzos de lucha contra las drogas en el ámbito continental, y a la vez llevará a las Naciones Unidas la posición de la OEA en dicha materia.

Las actividades de este importante evento empiezan a las 9.00 con las palabras de apertura de Paulina Duarte, representante de Guatemala y secretaria interina de Seguridad Muldimensional de la OEA.

Durante esta cita, además, el Perú presentará de manera oficial la conformación del grupo de expertos sobre desarrollo alternativo, que apunta a obtener el consenso continental en esa materia.

El Perú fue elegido como escenario de este encuentro continental, en el marco de un reconocimiento a las políticas públicas y a los esfuerzos que viene realizando el país en materia de lucha contra el narcotráfico y el consumo de drogas ilícitas, mediante diversas acciones.

La Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD-OEA) es el foro político del hemisferio occidental para tratar con el problema de las drogas y apoya los esfuerzos colectivos de sus Estados miembros para reducir la producción, tráfico y consumo de drogas ilegales.

Esta comisión fue establecida por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1986.

La CICAD maneja programas de acción por medio de su Secretaría Ejecutiva para suscitar la cooperación y coordinación entre los países miembros.

Dichos programas se enfocan en prevenir y tratar el abuso de drogas, reducir la oferta y disponibilidad de drogas ilícitas, fortalecer las instituciones y mecanismos para el control de drogas, mejorar la leyes de control y su aplicación en el tema de lavado de activos, entre otros.

La misión principal de la CICAD es fortalecer las capacidades humanas e institucionales de sus Estados miembros para reducir la producción, tráfico y uso de drogas ilícitas, y encarar las consecuencias sanitarias, sociales y penales de la problemática de las drogas.