Los beneficiarios de los programas sociales que impulsa en el Gobierno deben rechazar y denunciar todo intento de usarlo con fines electorales por parte de las autoridades regionales y municipales que van a reelección, señaló la ex ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Mónica Rubio.

“Los beneficios de programas como Juntos y Pensión 65 no tiene por qué hacer caso a los condicionamientos”, recalcó la ex ministra, en declaraciones al programa El Conversatorio de Andina Canal Online.

Los programas sociales “son patrimonio de todos” y “están blindados frente al mal uso” que se les pretenda dar en la campaña, manifestó Rubio.

De igual manera, señaló que las autoridades deben estar alertas para prevenir y combatir tales prácticas, dado que se han empezado a dar denunciadas en algunas localidades, donde hay autoridades que buscan su reelección.

Por su parte, el presidente de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza, Federico Arnillas, también pidió a los beneficiarios de los programas sociales organizarse para denunciar las malas prácticas que puedan darse.

“El interés ciudadano es fundamental”, manifestó, tras destacar los esfuerzos realizados por la Mesa de Concertación para comprometer a las autoridades regionales a mantener la neutralidad de los programas sociales.

Por otro lado, Mónica Rubio estimó que el actual proceso de desacelaración de la economía en un contexto global, “no debe afectar a los programas sociales”.

Las políticas sobre el tema están claramente definidas y se orientan a la consolidación del Sistema de Protección Social que garantizan servicios de calidad en salud, educación, cuestiones ambientales y territoriales, recordó la exministra.

“El gasto que representan los programas sociales equivale al 20 por ciento del Presupuesto General, por lo que, en una coyuntura como la actual, no pueden ser recortados”, indicó.

Arnillas coincidió con esta apreciación, tras destacar el carácter estratégico de los programas sociales para el desarrollo del país.

También saludó que desde el Gobierno se impulse la diversificación del aparato productivo nacional, ya que generará más oportunidades de empleo.