Una polémica se ha levantado en Perú por los pronunciamientos de autoridades en torno a una posible libertad anticipada de Antauro Humala, hermano del presidente Ollanta Humala, condenado a 25 años de prisión por haber dirigido una asonada en 2005 en la murieron seis personas.

Tras la asunción de Ollanta Humala el pasado 28 de julio estas declaraciones relativizan la responsabilidad de su hermano Antauro, en prisión desde hace más de seis años y medio tras rebelarse contra el gobierno del presidente Alejandro Toledo.

Antauro -quien públicamente tiene una mala relación con su hermano Ollanta- fue condenado en 2009 bajo cargos de secuestro, homicidio calificado y atentado contra la seguridad pública por esa asonada realizada en la sureña población de Andahuaylas.

Su abogada Rosario Montero presentó una solicitud de nulidad de esa condena, y en septiembre de este año la Corte Suprema deberá decidir si se rebaja la pena, lo que podría suceder si se tipifica su caso como homicidio simple o si se elimina el cargo de secuestro.

Aunque el presidente Humala no ha dicho nada sobre el caso, entraron a terciar miembros del gobierno muy cercanos a él.