El procurador anticorrupción, Joel Segura, dijo que no descarta que el expresidente Alan García sea llamado como testigo en el juicio oral por el caso "narcoindultos", si en el proceso es mencionado o se requiera que él confirme alguna información o dato.

"La regla es clara, si en el juicio aparece un dato que necesite ser confirmado por él, el tribunal puede llamarlo", declaró a la prensa a su salida de la audiencia de inicio del juicio, que fue suspendido hasta el próximo 30 de julio.

Tras recordar que lo que se busca en este proceso judicial es encontrar la verdad, refirió que a la fecha en los cargos imputados por las conmutaciones de pena a presos por narcotráfico no hubo mención sobre García Pérez.

"Por eso no está como testigo", explicó Segura, quien precisó que el exministro aprista de Justicia, Aurelio Pastor, sí figura en la lista.

El abogado del Estado dijo esperar que este juicio fluya rápido, con audiencias que se lleven a cabo con pocos días de diferencia, teniendo en cuenta que se trata de un caso importante para la opinión pública.

Consultado sobre la suspensión de la audiencia de hoy, mencionó que se trató de una decisión razonable de la sala, a fin de procurar que no se afecte el derecho de defensa de uno de los procesados.

La suspensión fue planteada por el abogado de oficio que asumió hoy la defensa de Martín Carrera Toribio.

"Hay que tener en cuenta el derecho de defensa, algunos casos se han caído porque se interpreta que se vulneró este derecho. La sala tuvo una decisión razonable, saneó el asunto y creo en la siguiente sesión empezará indefectiblemente el juicio para que concluya rápido", añadió.

Segura recordó que la Procuraduría ha solicitado a la sala 100 millones de soles como reparación civil solidaria a favor del Estado, por el daño que se causó con la entrega de estas conmutaciones.

La audiencia de inicio del juicio oral por el caso "narcoindultos" se desarrolló en el penal Piedras Gordas, en Ancón, y contó con la asistencia de Miguel Facundo Chinguel, extitular de la comisión de gracias presidenciales en el último gobierno aprista.